Trump se niega a aclarar si aceptará los resultados de noviembre: ¿Vislumbra una derrota?

Trump se niega a aclarar si aceptará los resultados de noviembre: ¿Vislumbra una derrota? / Foto: VTactual

En una entrevista emitida por la cadena Fox News este domingo, #DonaldTrump, quien pujará en la carrera por la reelección presidencial estadounidense en noviembre próximo, se negó a aclarar si aceptará el resultado de los comicios, y volvió a insistir, sin pruebas, en que el voto por correo «amañará» el desenlace.

“Tendré que verlo. No voy a decir simplemente que sí, no voy a decirlo, y tampoco lo hice la última vez”, dijo al preguntársele si aceptará una posible derrota. Se refería, de hecho, a sus propias declaraciones de octubre de 2016; entonces, rehusó comprometerse a acatar los resultados de los comicios de ese año en caso de que ganara su rival demócrata, la ex secretaria de Estado Hillary Clinton.

Y aunque la situación de hace cuatro años le resultaba favorable, 2020 ha generado algunos elementos que podrían cambiar el panorama político de la nación norteamericana en favor de los demócratas.

2016 vs 2020

Reseñaba el diario El País de España, recién consolidado el triunfo electoral del huésped de la Casa Blanca el 8 de noviembre de 2016, que su llegada al poder respondía a su discurso xenófobo y antisistema, consolidado por “el apoyo masivo de los estadounidenses blancos descontentos con las élites políticas y económicas, e inquietos por cambios demográficos acelerados”.

Trump se niega a aclarar si aceptará los resultados de noviembre: ¿Vislumbra una derrota?
#DonaldTrump acompañado de Mike Pence tras el triunfo de 2016 / Foto: Reuters

Venía el país de transitar ocho años de la era Obama y una buena parte de la población lucía hastiada de la permisividad hacia los migrantes y todo el espacio ganado por diversas minorías, especialmente la latina, en la sociedad estadounidense, que en la práctica no era tal cosa, sólo que los demócratas proyectaban mayor flexibilidad y utilizaban esa sensación para granjearse voluntades.

Promesas seductoras

“Los hombres y mujeres olvidados de nuestro país ya no serán olvidados”, decía el magnate en su discurso de la victoria, en Nueva York, el día 10.

Por ello, no ha de extrañar que promesas como la construcción de un muro en la frontera con México y la prohibición de la entrada de musulmanes a EE.UU. sedujeran de tal forma a la Norteamérica caucásica.

Para ahondar en este punto, el rotativo madrileño señalaba que “los blancos de clase trabajadora —una minoría que compite con otras minorías como los latinos o los negros pero que carece de un estatus social de víctima— han encontrado en #DonaldTrump al hombre providencial. También la corriente racista que existe en el país de la esclavitud y la segregación halló en Trump un líder a medida”.

Trump se niega a aclarar si aceptará los resultados de noviembre: ¿Vislumbra una derrota?
/ Foto: Cortesía

Además, “los estadounidenses querían probar algo distinto, y en un año de cambio, después de ocho con un demócrata (agregaríamos afroestadounidense) en la Casa Blanca, no había candidato más nuevo que Donald Trump. Ninguno representaba mejor que él un puñetazo al sistema, el intento de hacer borrón y cuenta nueva con la clase política de uno y otro partido”.

#BlackLivesMatter

No obstante, cuatro años después el polvorín de la exclusión blanca, del supremacismo racial, exacerbó los ánimos de una comunidad cansada del maltrato y del abuso de una sociedad y de un sistema que nunca le ha permitido verdadera participación, ni siquiera con un “hermano negro” en la Presidencia, en Washington.

La muerte de George Floyd, a manos de un agente blanco, se convirtió en la gota que derramó el vaso y no importó la crisis sanitaria por causa del coronavirus. La gente salió en masa a protestar por sus espacios y no ha vuelto del todo de la calle, pues sigue (cada vez que puede) atacando los símbolos del pasado esclavista que aún subsiste en plazas, parques y avenidas a lo largo y ancho del país, y ni hablar de las enseñas confederadas que siguen ondeando en algunos estados del sur como si los esclavistas hubiesen triunfado en la Guerra Civil.

Trump se niega a aclarar si aceptará los resultados de noviembre: ¿Vislumbra una derrota?
/ Foto: Cortesía

En 2020, otro elemento juega importancia. La gestión del Covid-19, que ha colocado a EE.UU. en el primer lugar, de lejos, entre las naciones afectadas: más de 3 millones 780 mil contagios y más de 142 mil 200 muertes, con mayor afectación entre pacientes afrodescendientes y de escasos recursos.

Preparando el terreno: Desacreditar la elección por correo (y los resultados)

No en balde, y vista la desmovilización que podría generarse debido a la pandemia para noviembre próximo, Trump lleva semanas desacreditando el método de voto por correo, que muchos estados han facilitado en el contexto de la crisis del coronavirus, al denunciar que eso puede llevar a un fraude electoral, algo sobre lo que no hay ninguna prueba.

«Creo que el voto por correo va a amañar las elecciones, realmente lo creo», aseguró en la entrevista dominical.

Trump se niega a aclarar si aceptará los resultados de noviembre: ¿Vislumbra una derrota?
/ Foto: AFP, Getty Images

Trump reconoció que él no es «un buen perdedor» porque no le «gusta» perder, y restó credibilidad al aluvión de encuestas que conceden una ventaja considerable a su probable rival en noviembre, el exvicepresidente y virtual candidato demócrata Joe Biden.

«No creo que vaya a perder. ¿Sabe cuántas veces me han dado por derrotado? (…) No estoy perdiendo, porque esas son encuestas falsas, fueron falsas en 2016 y ahora son todavía más falsas», zanjó.

Las encuestas son falsas (si los resultados le desfavorecen)

El mandatario reaccionó a un sondeo de Fox News que da a Biden ocho puntos de ventaja, pero otras encuestas han pintado un panorama aún más favorable para el exvicepresidente, incluida una publicada este domingo por el diario The Washington Post y la cadena ABC que sitúa al candidato demócrata 15 puntos por delante de Trump.

«¿Sabe por qué no voy a perder? -insistió Trump- Porque el país, al final, no va a elegir a un hombre que está arruinado. Está arruinado mentalmente».

encuesta
/ Foto: Cortesía

Trump no quiso responder a la pregunta de si cree que Biden está «senil», pero sí le calificó de «incompetente» para la Presidencia y dijo que «ni siquiera sabe que está vivo» y «no sabe juntar dos frases».

Un portavoz de la campaña de Biden, Andrew Bates, dijo al Washington Post que serán los estadounidenses quienes «decidan» el resultado de las elecciones, y añadió: «El Gobierno de Estados Unidos es perfectamente capaz de expulsar de la Casa Blanca a los intrusos».

La izquierda es el “coco”

Durante la entrevista, Trump también insistió en su frecuente advertencia de que, si Biden llega al poder, «la izquierda radical destruirá» Estados Unidos con «el mismo tipo de ideología que tomó las riendas de Venezuela», donde ahora «no hay agua, ni comida ni medicinas».

No obstante, en este particular, no asomó las verdaderas causas de la crisis en el país suramericano: un bloqueo económico infame o el robo de los recursos que pertenecen a los venezolanos (contando Citgo y el oro depositado en el Banco de Inglaterra).

el coco
/ Foto: Cortesía

Tampoco habló del congelamiento de los recursos financieros de los venezolanos en distintas entidades en todo el globo, el chantaje contra Pdvsa, el intento de secuestro de la institucionalidad de ese país, la constante instigación al golpe de Estado, el financiamiento a la derecha, el complot mercenario desde Colombia.

En las próximas semanas muy seguramente Trump seguirá dando muestras de la preocupación que le genera no tener segura la reelección a la Presidencia de la nación más poderosa del mundo. Habrá que seguir enumerándolas.

FF/VTactual.com

Un bestseller y un grupo musical le arruinan la semana a #DonaldTrump

Artículos relacionados