#Análisis Los Trump: génesis de un sociópata presidente

Un sociópata es reconocido en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales —de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría— como un individuo con “trastorno de la personalidad antisocial”. Es un ser mentiroso, manipulador, impulsivo, irritable, agresivo, irresponsable, obstinado, arrogante, sin empatía ni remordimiento, y le cuesta tener una relación monógama. Entonces, ¿es Donald Trump un sociópata?

Sí, lo es, de acuerdo con su sobrina, Mary L Trump, autora del libro “Too Much and Never Enough: How My Family Created The World’s Most Dangerous Man” (Demasiado y nunca suficiente: Cómo mi familia creó al hombre más peligroso del mundo), que salió a la venta esta semana.

Pero, Mary L (55 años) no solo es hija de Fred Trump Jr., difunto hermano mayor del presidente de Estados Unidos. También es graduada en Literatura Inglesa con doctorado en Psicología Clínica de la Universidad Adelphi, en Nueva York. Además, vivió en primer plano su niñez y adolescencia en el seno de la “familia malignamente disfuncional” Trump.

libro de Trump

En declaraciones recogidas por The Guardian, Mary L. describe al magnate como un fraude, narcisista, retorcido, rencoroso, sin empatía, víctima de un padre sociópata y machista. Precisamente, retrata a Fred Trump —su abuelo— como “un patriarca dominante, con corazón de piedra”, que transmitió todos sus complejos y antivalores al actual mandatario.

Los profesionales de la psiquiatría señalan que la psicopatía puede ser hereditaria, producto de una lesión cerebral o abuso y/o negligencia en la infancia. Al respecto, Martha Stout, psicóloga de Harvard y autora del libro The Sociopath Next Door (El Sociópata de al lado), explica: “Una paternidad inestable o irregular o la disciplina parental inconsistente aumentan la probabilidad de que el trastorno de conducta se convierta en un trastorno de la personalidad antisocial”.

sobrina de Trump
Mary L. reveló que en las elecciones presidenciales de 2016 votó por Hillary Clinton. Foto: Web

¿Cómo se formó el sociópata Trump?

Todos los médicos que han examinado a Trump, al menos en la última década, afirman que su estado de salud es “excepcional”. Entonces, cobra mayor fuerza la tesis de la autora. The New York Times recoge que en el libro, Mary L asegura que su abuelo Fred “provocó que el presidente adoptara la intimidación y otras conductas agresivas para encubrir sus propias inseguridades”.

La autora expone que la familia Trump “estaba profundamente dividida en términos de género”. Fred se encargaba de “educar” a los tres varones y su esposa Mary a las dos hembras.

familia sociópata
En los Trump, el padre criaba a los varones y la madre se encargaba de las hembras. Foto: Web

“El ambiente de división que mi abuelo creó es el agua en la que Donald siempre ha nadado. Era un sociópata de alto nivel” que seguía dos reglas estrictas: “nunca muestres debilidad” y “nunca te disculpes”. “Si Fred Jr. () decía alguna vez: ‘Lo siento, papá’, Fred “se burlarba. Él quería que su hijo mayor fuera un asesino”.

“En las cenas familiares había ciertas cosas que Fred no toleraba: ‘mantengan los codos fuera de la mesa, éste no es el establo de un caballo’, exclamaba repetidamente. Incluso, con cuchillo en mano, llegaba a golpear su mango contra el antebrazo de quien no hiciera caso”.

Por ello, Trump y sus hermanos preferían mentirle a su padre. “Para Freddy, mentir era defensivo, no solo una forma de eludir la desaprobación o evitar el castigo, sino una forma de sobrevivir (…) Para Donald, mentir era un modo de autoengrandecerse, quería convencer al resto que él era mejor de lo que realmente era”.

Así, dice la autora, su abuelo “limitó el acceso de Donald a sus propios sentimientos. Hizo que muchos de ellos sean inaceptables, pervirtiendo la percepción del mundo de su hijo y dañando su capacidad de vivir en él».

Un sociópata torturador

Desde pequeño, cuenta Mary L., “Donald vio a su hermano menor, Robert, como el más débil, y disfrutaba atormentarlo. Muchas veces escondía sus juguetes favoritos y fingía que no tenía idea de dónde estaban”. También recuerda que una vez, cuando la rabieta de Robert se salió de control, Donald amenazó con desarmar sus camiones si no dejaba de llorar.

“Desesperado por salvarlos, Robert corrió hacia su madre. La solución de Mary —quien no tenía derecho a educarlos— fue esconder los camiones en el ático, castigando a Robert, que no había hecho nada malo, y haciendo sentir a Donald invencible (…) Aunque no era recompensado por su egoísmo, obstinación y crueldad, tampoco era castigado”, detalló.

padre sociópata
Dos generaciones de sociópatas, el hijo con mucho más poder que el padre. Foto: Web

Un sociópata rencoroso

Una vez, relata su sobrina, Trump atormentaba a Robert y recibió una cucharada de su propia medicina: su hermano mayor, Freddy, arrojó un tazón de puré de papas sobre Donald, hiriendo profundamente su orgullo. Más de medio siglo después, en 2017, su hermana Maryanne trajo a colación la anécdota en un brindis en la Casa Blanca y el presidente se molestó profundamente.

Desde aquel día de niño, decidió que como su padre no respetaba a su hermano mayor, él tampoco lo haría. Según el testimonio recogido por el Times, Donald notó las burlas de su padre hacia su hermano mayor y decidió sumarse, para convertirse en “el hijo predilecto” del primer sociópata Trump.

“Donald no soportaría un desprecio similar. Su personalidad sirvió al propósito de su padre (…) Eso es lo que hacen los sociópatas: cooptan a los demás y los usan para sus propios fines, de manera despiadada y eficiente. Sin tolerancia para la disidencia o la resistencia”.

Un sociópata narcisista

Mary L. revela también que su tío “le pagó a un amigo para que le hiciera el SAT, un examen estandarizado con que se evalúa a los aspirantes a acceder a la universidad”, reseña BBC Mundo.

“Estaba preocupado. Temía que su promedio de calificaciones, que lo colocaba lejos de la cima de su clase, arruinaría su esfuerzos para ser aceptado (…) Así que contrató a un niño inteligente con reputación de ser bueno en los exámenes, para hacer sus SAT por él», escribe la autora, y agrega: «Donald, que nunca careció de fondos, pagó bien a su amigo».

“Su consuelo al retratar esa imagen, junto con el favor de su padre y la seguridad financiera que le brindaba la riqueza de este, le dieron la confianza no merecida para lo que fue una farsa desde el principio: venderse no solo como un playboy rico, sino como un brillante empresario hecho a sí mismo”, dice el libro.

A juicio de su sobrina, una de las características esenciales del sociópata Trump es “hacer trampa como forma de vida”. Según el Times, en el libro se muestran documentos legales, bancarios, declaraciones fiscales y otros “papeles” para apoyar estos señalamientos.

presidente racista

Los marginados

No es secreto que Mary L, su hermano y sus padres fueron marginados desde siempre por los Trump. Su papá murió de un infarto en 1981, a los 42 años, mientras luchaba contra el alcoholismo. Según ella, él nunca soportó la presión del rechazo de su familia.

“En una ocasión, la pequeña Mary se despertó con la risa de su padre mientras apuntaba con un arma de fuego a la cara de su madre, quien gritaba (…) En 1970, su madre le dijo a su padre que se fuera, y él nunca volvería a vivir con ellos. Se divorciaron en 1971”, reseña el Times.

En junio de 1999, cuando su abuelo falleció, Mary L y su hermano, Fred Trump III, se enteraron de que los habían dejado fuera del testamento. Meses después, impugnaron la decisión en un tribunal de Nueva York, argumentando que Fred Trump “padecía demencia y sus hijos lo habían manipulado para influir en la redacción del testamento”.

El Times añade que días posteriores, una empresa familiar suspendió su seguro de salud y el de toda su familia, “incluido el hijo de nueve meses de Fred III, William, quien sufría trastornos convulsivos y parálisis cerebral». La orden fue de Donald, el sociópata Trump II.

Incluso, Donald reconoció que esa decisión respondió a la pelea por el testamento. “Cuando (Fred III) nos demandó, dijimos: «¿Por qué debemos darle cobertura médica?», declaró a The Daily News en aquel momento. Finalmente, resolvieron sus disputas en abril de 2001, aunque años después Mary L. afirmó que fueron engañados.

familia de Donald
Donald Trump junto a su actual esposa, Melania, y cuatro de sus cinco hijos. Foto: Agencias

Una familia disfuncional

Y así se hace pública parte de la historia de cómo su familia moldeó el comportamiento del presidente, el sociópata Trump, a quien Mary L. considera «el hombre más peligroso del mundo». “Está desgastando el país, tal como lo hizo con mi padre. Está debilitando nuestra capacidad de ser amables, de creer en el perdón, conceptos que nunca han tenido ningún significado para él”.

Por último, recuerda que el día de la victoria de Trump, un temor recorrió su cuerpo: que los votantes “hubieran elegido convertir a Estados Unidos en una versión macro de mi familia malignamente disfuncional”. Y al parecer fue así, y así fue.

Manuel Rodríguez / VTactual.com

#VTactualPersonaje Putin: los orígenes del hombre, el mito, la leyenda

Artículos relacionados