InicioDestacadaEEUU aplica guerra híbrida contra Venezuela

EEUU aplica guerra híbrida contra Venezuela

Desde que se tiene conocimiento histórico de los conflictos bélicos humanos, el arte de la guerra ha desarrollado cada vez más estrategias innovadoras. Desde un Caballo de Troya hasta la bomba de Hiroshima, el ser humano batió los récords de su propia destrucción. Pero no se detiene allí, pues en esta era contemporánea la ejecución de las guerras de cuarta generación y las guerras económicas, han dado paso al novedoso concepto de Guerra Híbrida.

El sistema de ataque está siendo estudiado por la inteligencia rusa, cuyo director Serguéi Naryshkin, reveló que la estrategia está siendo usada por Estados Unidos y en estos momentos sus impactos se observan en Venezuela.

Serguéi Naryshkin, jefe de inteligencia ruso, sostiene que la guerra híbrida está destinada a resquebrajar estructuralmente a los países atacados.

«En realidad se trata de la creación de un algoritmo universal, de la realización de acciones secretas de influencia de manera permanente a nivel mundial», refirió Naryshkin, quien asegura que Venezuela sufre los ataques de este tipo de guerra.

Asegura el funcionario ruso que estas acciones «nunca cesan, se llevan a cabo no solo contra enemigos, sino también amigos y fuerzas neutrales en condiciones de paz, crisis y guerra».

La guerra híbrida y los ciberataques

Para Naryshkin este tipo de guerra es como un virus que va destruyendo estructuras sin mostrarse, y cuando logran percibirse regularmente es demasiado tarde para combatirlo. Dice que en el proceso de ataque con la guerra híbrida, aparecen instancias que no dependen del Estado, que recopilan información sobre problemas que enfrenta ese país y con ello comienzan procesos destructivos de esas estructuras.

El ataque cibernético al sistema eléctrico venezolano afectó al país en su funcionamiento cotidiano.

Los ciberataques son algunas de estas estrategias bélicas destinadas a destruir las estructuras de servicio eléctrico de un país, con lo cual pueden paralizar todas sus operaciones básicas. Para el jefe de la inteligencia rusa, todo este proceso va acompañado por una fuerte campaña en medios de comunicación destinada a golpear la conciencia pública.

“Todo esto va acompañado por una campaña amplia propagandística en los medios de comunicación mundiales, destinada a convencer al pueblo de la falta de alternativas de aquella evolución de la situación, así como justificar la injerencia externa, si es necesaria”, sostiene Naryshkin.

RB

LEE Más

spot_img