Estonia huele a cacao venezolano

Sobre los mayas, se dice que son Gente del Maíz. Sobre los venezolanos, bien podría decirse que son gente del cacao. Se trata de una fruta tropical con múltiples utilidades, pero cuyo principal uso es la elaboración de chocolate.

En el país tropical, el cacao ha estado presente incluso desde la denominada época prehispánica y llegó a convertirse en el principal producto de exportación, aunque eso significó por mucho tiempo, esclavitud para las minorías y riquezas para los genocidas colonizadores. Su cultivo se ha extendido por casi todo el país, con presencia en los estados Sucre, Monagas y Delta Amacuro al oriente, Apure, Barinas, Portuguesa, Mérida y Zulia al occidente y en el centro en  Aragua, Carabobo, Guárico, Yaracuy y Miranda.

El cacao está tan presente en la idiosincrasia del venezolano, que se usa hasta en los refranes. «El gran cacao», es una frase que se usa para denominar a una persona muy poderosa o de muy buena posición económica. «Pedir cacao», es un dicho utilizado para decir que alguien pide disculpas.

Es ese pedazo de la venezolanidad el que hoy busca retomar su protagonismo en la economía nacional, pues acaba de convertirse en noticia la primera exportación de cacao venezolano a Estonia. 76 toneladas de cacao F1 (de primera calidad) producido y procesado en Barlovento (municipios Acevedo y Andrés Bello) del estado Miranda partieron por primera vez con rumbo a la nación europea, con miras a convertirse en el primero de muchos cargamentos de exportación.

Miranda, estado central del país, productor de cacao por excelencia, estuvo en manos de un gobierno de derecha que fomentó la desinversión en todos los ámbitos, incluido el tema agrícola. En la actualidad, un joven gobernador ha puesto la mirada en las potencialidades productivas de los mirandinos.  Gracias al esfuerzo de unos meses atendiendo e impulsando las capacidades de la zona, nuevos cargamentos de cacao saldrán de esta tierra en los próximos meses, con rumbo a países de Asia y Europa, con calidad para las exigencias internacionales. Irán, Rusia y Turquía están entre los próximos destinos.

Con este primer envío que salió hace unos días, se genera al país una utilidad de al menos 50 mil dólares. Pero además, es un impulso al trabajo de hombres y mujeres cuya cultura y ancestralidad, giran en torno al delicioso fruto.

Miguel Marín, secretario para la Soberanía Agroalimentaria del estado Miranda, informó en entrevista exclusiva para VenezuelaTimesTV que esta iniciativa estimulará el crecimiento de la actividad cacaotera y va a generar mejoras en las condiciones del campo y sus productores; con ello, la calidad de nuestro cacao, que se reconoce como uno de los mejores del mundo.

Marín aseguró que todas las divisas que provengan de la exportación, irán en adelante a un fondo de inversión que permitirá fortalecer la acción de Gobierno en Miranda, orientado a la atención de las comunidades que lo producen en materia de salud, educación, seguridad, entre otros.

Hombres de cacao

Jesús Díaz es un hombre del cacao. Tiene 53 años y aprendió a cosechar desde los diez, su padre un cultor de este rubro, lo enseñó. «Para nosotros, esto es una tradición«, dijo a Venezuela Times y agregó que el cacao ha sido siempre su forma de vida, con la que levantó a su familia, y vaya que ha debido trabajar duro: tiene diez hijos, ya grandes todos.

A pesar de que el cacao ha sido su sustento la vida entera, siente que ahora es distinto, «antes eso se lo llevaban los privados, ahora nos lo va a comprar la gobernación y el gobernador Héctor Rodríguez nos dijo que las ganancias, además de ser mejores para nosotros, van a retornar en inversiones para la vialidad, para cuidar las matas y esas cosas», detalló.

Confesó sentirse muy orgulloso de sembrar y que su cosecha se exporte, «espero que en esta guerra económica, sea el cacao el que traiga mejoras al país«, dice esperanzado en su trabajo.

Flores para el norte

Miguel Marín informó además, que la Gobernación de Miranda trabaja en el fortalecimiento de otros rubros para la exportación, entre ellos, las flores. Los altos mirandinos tienen la mayor superficie cultivada de Anturium o Anturio, una planta muy delicada y hermosa. En mayo se enviaron doce mil tallos de esta flor al mercado norteamericano, producto del trabajo de agricultores de la zona.

«Este ha sido considerado como un rubro estratégico por el gobernador y vamos a enviar más en el mes de junio, en el marco del plan Miranda florece, creado para fortalecer la siembra y comercialización de las flores», argumentó el funcionario.

De igual forma, destacó que se adelantan acciones para fortalecer la pesca en los más de cien kilómetros de costa que tiene la entidad y poder exportar especies marinas como el Tahaly.

Se trata de una acción que toma en cuenta los saberes ancestrales, para construir la economía diversa que se plantea Venezuela como reto ante la agresión económica internacional en su contra planteada como mecanismo político contra su Gobierno.

 

JS

Artículos relacionados