¿Qué le depara a #DonaldTrump en las elecciones de 2020?

Este miércoles, Joe Biden anunció su postulación a las elecciones del próximo 3 de noviembre de 2020 por el Partido Demócrata, cuyos simpatizantes deberán elegir en primarias a un sólo candidato entre los más de 20 contendientes, competencia en la que el exvicepresidente de Barack Obama parte como favorito.

Con este escenario de fondo y una candidatura Republicana incierta, #DonaldTrump inicia su recorrido hacia la reelección contando apenas con el apoyo de 37 por ciento de los estadounidenses. Una situación no muy diferente a la que enfrentó durante las elecciones de 2016, cuando su discurso misógino, racista, sexista y xenófobo había provocado cierto rechazo entre los electores.

Ahora, en su tercer año de mandato, con muchas de sus promesas electorales incompletas o sin cumplir, nuevos enemigos y cada vez más polémicas a su alrededor, el inquilino de la Casa Blanca busca consolidarse como el hombre que volverá a hacer grande a EEUU aunque no ha podido resolver sus problemas más básicos y por lo que los votantes lo eligieron: migración y regreso de las tropas a casa.

De acuerdo con sondeos preliminares, #DonaldTrump perdería ante cualquier demócrata que se postulara, pero de acuerdo con la firma Goldman Sachs esas encuestas siguen siendo prematuras. Esta misma empresa aseguró que la economía del país -que se ha enriquecido gracias a los bloqueos y embargos que ejecuta en contra de países soberanos como Venezuela, Cuba y Nicaragua- es el mejor punto a favor del mandatario republicano.

“Los factores económicos, incluidos los ingresos, las nóminas y el PIB, se utilizan ampliamente para predecir los resultados electorales, y todos han mejorado desde que #DonaldTrump asumió el cargo”, señaló Goldman Sachs.

Según el análisis de algunos medios, el Mandatario comenzó su campaña para las elecciones de 2020 el mismo día que ingresó en la Casa Blanca. Hasta el momento tiene más de 100 millones de dólares recaudados para su campaña, que promete tener el alcance digital más grande de la historia.

A pesar de toda la fanfarria y el apoyo que su partido le da puertas afuera, una realidad no ha cambiado desde la primera postulación de #DonaldTrump: para muchos republicanos el Jefe de Estado sigue siendo una píldora difícil de digerir.

ARG

Artículos relacionados