El hijo de Deby dirigirá el Chad como presidente interino

El hijo del fallecido presidente de Chad, Idriss Deby Itno, ha sido nombrado presidente interino de la nación centroafricana por un consejo militar de transición.

El anuncio del miércoles se produce un día después de que el general Mahamat Idriss Deby Itno, de 37 años, fuera nombrado jefe del consejo, que durará 18 meses, al tiempo que el ejército anunciaba la muerte de su padre, de 68 años, a causa de las heridas sufridas mientras visitaba a las tropas en el frente. Una fuerza rebelde conocida como el Frente para el Cambio y la Concordia en Chad, conocido por su acrónimo francés FACT, ha avanzado desde el norte en los últimos días hacia la capital, Yamena. El grupo tenía su base en la vecina Libia.

El grupo rebelde publicó el martes un comunicado en el que prometía tomar la capital y deponer al joven Deby.

“Chad no es una monarquía”, decía el comunicado. “No puede haber una devolución dinástica del poder en nuestro país”.

Un día antes de su muerte, el mayor de los Deby fue declarado vencedor de las elecciones del 11 de abril en Chad con el 79% de los votos, lo que le otorgó un sexto mandato. La mayoría de los grupos de la oposición habían boicoteado los comicios, alegando detenciones y la prohibición gubernamental de los mítines de la oposición.

Deby ha gobernado Chad desde que llegó al poder en un golpe de Estado en diciembre de 1990, lo que le convierte en uno de los líderes más longevos de África. Los opositores lo califican de autócrata y critican su gestión de los ingresos petroleros chadianos. En 2008, otra fuerza rebelde llegó a Yamena y estuvo a punto de derrocar a Deby antes de que las fuerzas francesas y del ejército chadiano los expulsaran de la ciudad.

Sin embargo, en Occidente se consideraba a Deby un importante aliado en la lucha contra los grupos extremistas islamistas de África Occidental y el Sahel, como Boko Haram, con sede en Nigeria.

El FACT, con base en Libia, había atacado un puesto fronterizo el día de las elecciones y luego se desplazó cientos de kilómetros hacia la capital. El lunes, el ejército chadiano dijo que había infligido una gran pérdida a los rebeldes, matando a más de 300 de ellos.

 

Artículos relacionados