Lenín Moreno destituye altos mandos por presión ciudadana

El presidente ecuatoriano, Lenin Moreno, removió de sus cargos al jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, Roque Moreira, y al comandante del Ejército, Javier Pérez, luego de dos semanas de protestas anti-FMI que causaron la muerte de 8 personas y más de mil 300 heridos por la acción de la fuerza pública.

En dos decretos Moreno destituyó a los altos mandos militares, que fueron claves en la represión contra el pueblo por las medidas impuestas para atender las exigencias del Fondo Monetario Internacional (FMI), y les agradeció por sus “valiosos servicios” a la patria.

Para sustituirlos, Moreno nombró al general de división Luis Lara Jaramillo al frente del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, al general de Brigada Luis Altamirano Junqueira como comandante
general del Ejército de Ecuador.

Durante 12 días, el pueblo ecuatoriano y la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Coanie) salió a la calle para rechazar el paquetazo de Lenín Moreno, que retiró todos los subsidios al combustible del país andino.

Moreno se apresuró a acusar al expresidente y su mentor político, Rafael Correa, que con el supuesto apoyo de Venezuela, habría organizado las protestas para atentar contra la democracia.

El saldo de las protestas, que obligaron a Moreno a trasladar por varios días la sede del Gobierno de Quito a Guayaquil, fue de ocho muertos, 1.340 heridos y 1.192 detenidos.

También resultaron heridos 94 policías, de acuerdo a cifras de la Defensoría del Pueblo.

MMV

Artículos relacionados