#VTanálisis Coronavirus: Pandemia, mentiras y medidas para confrontarlo

VTanálisis Coronavirus: Pandemia, mentiras y medidas para confrontarlo / Foto: VTactual

En un país como Venezuela, abatido por una inflación inducida durante los últimos cinco años, no es raro ver que la llegada del coronavirus, del que se reportan a la fecha apenas dos casos, haya disparado astronómicamente los precios de frutas como el limón o la naranja, que en fecha reciente aconsejan mucho consumir para inmunizar al organismo ante la enfermedad.

#VTanálisis Coronavirus: Pandemia, mentiras y medidas para confrontarlo
Hay alternativas al limón y la naranja para abastecernos de vitamina C / Foto: Cortesìa

Apenas la semana pasada, la primera de ellas no sobrepasaba los 120 mil bolívares por kilogramo. Hoy supera la barrera de los 300 mil, gracias al anuncio de un par de pacientes en cuarentena en Caracas este viernes.

También horroriza ver cómo algunos comerciantes, grandes cadenas de farmacias, pequeños establecimientos, “emprendedores”, se han dado a la tarea de encarecer, de la noche a la mañana y debido a la gran demanda que se avecina, productos como el alcohol isopropílico o las mascarillas. De estas últimas, la unidad ya se colocó en unos 450 mil o 500 mil en el mercado, algo que apenas cuesta la quinta parte en Colombia o Chile.

Avaricia desatada

No es ilógico pensar que la avaricia desatada se deba al miedo inoculado desde los medios de comunicación y especialmente desde las redes sociales contra el brote de covid-19, del que se viene realizando toda una campaña de mentiras, tergiversaciones y tremendismo. En fin, la solidaridad empieza a quedar relegada, solapada por la búsqueda de ganancia a partir de la “tragedia”.

Ante ello, más vale echar mano de alternativas más económicas e igualmente seguras. Hacer los tapabocas en casa o fabricar el gel antibacterial pudieran ser parte de estas formas de sobrellevar la emergencia.

Asimismo, está el hecho de buscar otras fuentes de vitamina C más económicas –en lugar de los cítricos mencionados- para evitar caer en manos de los especuladores: Se proponen vegetales como el brocoli, pimentón rojo, perejil, hinojo, albahaca y lechoza, con mayor y mejor contenido de ácido ascórbico que las frutas cítricas más conocidas.

El portal de salud Mercola propone también la ingesta de N-acetilcisteína (NAC) que disminuye las posibilidades de infección por influenza y el riesgo de desarrollar bronquitis severa; el extracto de bayas del saúco, para disminuir la gravedad de la gripe; la espirulina, que ha demostrado que disminuye ampliamente la carga viral en pacientes con infección por VIH; beta-glucanos; glucosamina; selenio; zinc, que podría reducir en 27% la mortalidad en los adultos de la tercera edad; ácido lipoico y sulforafano, potenciadores de inmunidad de algunas otras sustancias.

La exageración gana terreno durante las emergencias

El portal internacional Sign Of The Times (SOTT) aplica una frase demoledora: “Cuanto más entre en pánico la población, más caen en el juego de los globalistas (los que apuestan por la globalización, por la pérdida de la soberanía y la autodeterminación de ciertas naciones en favor de las más poderosas)”, pues sobre el coronavirus afirma que “el alboroto, el miedo, el pánico y el pandemonio que rodean este (…) brote va a ser mucho peor de lo que podría ser la enfermedad”.

Además, aporta que cinco de los planes de los que pretenden construir el “nuevo orden mundial” se podrían estar aplicando en este momento: (1) vigilancia y control poblacional sin precedentes, (2) que las grandes farmacéuticas y la OMS generen inmensas ganancias en beneficio de pocos, (3) que algunos gobiernos apliquen la ley marcial para imponer criterios, cercenar disidencias, invisibilizar la represión, (4) que una élite procure y consiga la censura de la Internet, y (5) que la crisis económica global se exacerbe especialmente contra China, en un mundo en el que el mundo depende de su ingente manufactura.

Una luz en la oscuridad

Si bien ha causado alarma la cantidad de casos registrados en el mundo, donde se habla de miles o decenas de miles, en Latinoamérica no pasan de decenas. Por ejemplo, hay 23 casos en Chile, 22 en Costa Rica, 21 en Argentina, 15 en Perú, 17 en Ecuador, 12 en México, 11 en Panamá, nueve en Colombia, por mencionar las naciones que más han reportado. Apenas han fallecido dos personas: una en Panamá y otra en Argentina.

Otras naciones presentan menor incidencia, Brasil, República Dominicana y Paraguay, con cinco casos cada una; Bolivia y Cuba, con tres reportes cada una; Honduras, Jamaica y Venezuela, con dos casos cada una.

#VTanálisis Coronavirus: Pandemia, mentiras y medidas para confrontarlo
En Venezuela se han empezado a encarecer las mascarillas. Se viene una ola especulativa con estos productos / Foto: Cortesía

Por ello, y en contracorriente a la campaña de alarma generada, hay voces del sector médico que llaman a la calma, a la sindéresis, para no caer en una vorágine de angustia, zozobra y descontrol.

El doctor Héctor Peña, coordinador médico del Hospital General de Lídice Dr. Jesús Yerena, ubicado en Caracas, uno de los centros médicos enlistados por el Ministerio de Salud venezolano entre los que deberán atender a los pacientes que presenten el virus, habla precisamente del asunto de la calma y aporta datos que nos pueden tranquilizar.

Coronavirus: Números tranquilizantes

De hecho, indica: “El coronavirus es una gripe de la que el 80% de los que la contraen presentan fiebre, malestar y tos durante tres días, pazo después del cual mejorarán. Sólo 20% prolongarán la manifestación de los síntomas de cinco a 10 días. Del total, 4% requerirá hospitalización y 2% tendrá riesgo de fallecimiento por complicaciones de edad, mayores de 65 años y con determinadas patologías de base”. Y reitera: “El 98% de los pacientes saldrá bien de esta situación”.

Además, alega que el coronavirus no es una enfermedad nueva, que desde los años 60 se vienen presentando casos, pero que esta clasificación actual, covid-19, es una cepa diferente, y “no tan mortal como el H1N1, pero con una virulencia mayor, lo que preocupa a la comunidad médica internacional, que teme que se atiborren los hospitales, las camas disponibles y la cantidad de medicamentos en existencia”.

Peña considera que no está mal que el Gobierno venezolano haya anunciado apenas la existencia de dos casos, pese a que durante días se haya sabido de casos sospechosos, porque de lo que se trata es de evitar la histeria colectiva que se ha registrado en otras latitudes, pues “en un país con escaso abastecimiento, imaginen lo que podría ocurrir”.

No obstante garantizó que se está poniendo atención a todos los pacientes que resulten sospechosos y bajo las estrictas medidas de seguridad que ha establecido la Organización Mundial de la Salud.

FF/VTactual.com

VTanálisis: Pese a la crisis, China recupera a 243 enfermos de coronavirus

Artículos relacionados