Conflicto en Nicaragua traspasa fronteras y afecta a países vecinos

El Grupo Regional de América Latina y el Caribe (Grulac) denuncia que más de 400 transportistas de Guatemala, Honduras, El Salvador, Costa Rica y Panamá, están secuestrados desde hace un mes en la localidad de Jinotepe en Nicaragua, por parte de grupos vandálicos.

El presidente de la Asamblea Nacional de Nicaragua, Gustavo Porras indicó que los miembros de la Grulac han expuesto una situación importante para los nicaragüenses, ya que se están violentando derechos humanos y la situación humanitaria de los transportistas.

Porras aseguró que a los trabajadores de transporte ya se les agotaron “los recursos económicos, médicos o alimenticios, con los que cuentan para sus viajes”. Tanto el Gobierno, como la Asamblea, y diferentes organismos de derechos humanos, han denunciado la situación en diversas instancias.

El legislador manifestó que se vive una situación “dramática” y  denunció que los secuestrados son sometidos a hostigamiento.

En días pasados el periodista estadounidense Max Blumenthal publicó un trabajo de investigación en el que demuestra como la Fundación Nacional para la Democracia (NED, por su sigla en inglés) entregó recursos a supuestas organizaciones civiles de Nicaragua, para desarrollar en acciones violentas y propiciar un golpe de estado contra el presidente Daniel Ortega.

NP

Artículos relacionados