Colombia no respeta los derechos humanos que le exige a Venezuela

Colombia, el país latinoamericano que de manera más abyecta ha atacado a Venezuela y que representa una verdadera amenaza para las paz del continente (con sus 7 bases militares estadounidenses), es uno de los países que menos respeta los derechos humanos de sus ciudadanos.

Un reciente artículo publicado por  la plataforma política «Marcha Patriótica» y la organización Indepaz, indica que en Colombia han sido asesinados 101 líderes y defensores sociales en lo que va de año 2017, desde enero hasta agosto.

Este estudio señala que 194 personas han recibido amenazas y se han reportado 484 violaciones a los derechos humanos. El 88% de los casos de agresiones a defensores de DDHH y líderes sociales son contra la población masculina, el 16% contra mujeres, el 1% a la comunidad LGTBI y el 3% se dirige a organizaciones sociales.

Se conoció que el 92% de las agresiones se realizan en contra de comunidades, siendo los departamentos donde más se reportan estos actos de violencia: El Cauca con 61 amenazas, 29 asesinatos y 5 atentados; Chocó con 49 amenazas y 16 atentados; Valle con 27 amenazas y 20 asesinatos; y Antioquia con 11 amenazas y 17 asesinatos.

Esta situación de desprotección del pueblo colombiano ha obligado a las comunidades, poblaciones indígenas, campesinos y victimas a organizarse para protegerse, reseña el informe.

El pasado mes de marzo, el Sistema de Naciones Unidas expresó su preocupación por las constantes amenazas, ataques e intimidaciones contra periodistas, defensores de derechos humanos y líderes sociales en Colombia, así como por la persistencia de impunidad en un alto número de casos de violencia sexual cometido en el marco del conflicto armado.

Más de 6 mil personas han sido localizadas en fosas comunes en los distintos departamentos de la nación neogranadina en los últimos 10 años.

Según datos de la Fiscalía de ese país, 85 mil personas se encuentran desaparecidas y 45 mil se presume yacen en fosas comunes; más de 65 mil desapariciones son atribuibles a delitos como el secuestro u otras acciones.

AMR

Congreso de las Farc, ¿bases para la reconciliación del pueblo colombiano?

Colombia, la historia de una grave crisis humanitaria que no importa

 

Artículos relacionados