Las víctimas centroamericanas de la caravana pierden fuerza

Las víctimas centroamericanas de la caravana pierden fuerza

La caravana de víctimas centroamericanas va perdiendo fuerza a medida que va creciendo la espera del asilo. Las malas condiciones climáticas y la falta de albergue han hecho que los grupos se separen, lo que representa un punto a favor de EEUU quien cada día demora más la respuesta a la petición.

Otros se arriesgan a la detención de autoridades estadounidenses o se mantienen albergados en refugios temporales en Tijuana. De los 6,000 que llegaron en la caravana a Tijuana el mes pasado, 1,000 intentaron cruzar la cerca fronteriza, y la mayoría de ellos fueron detenidos, dijo el miércoles a la prensa local el coordinador nacional de protección civil, David León.

Miles de ellos siguen la lucha
Miles de ellos siguen la lucha

Otros 1,000 han aceptado la deportación voluntaria, mientras que otros viven en la calle fuera de un centro deportivo municipal donde llegaron por primera vez, o en refugios más pequeños.  #DonaldTrump ha tratado de dificultar la obtención de asilo, pero el mes pasado un tribunal federal impuso una orden de restricción temporal en su política que solo permitía las solicitudes presentadas en los puertos oficiales de entrada.

El nuevo presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador ha prometido emitir más visas de trabajo y el viernes se comprometió a hacer más para mejorar las condiciones en el refugio «El Barretal». A pesar de la espera, más personas están agregando sus nombres a la lista de asilo semi-formal, creada hace un par de años, alrededor del momento en que una afluencia de haitianos llegó a Tijuana buscando ingresar a Estados Unidos.

Todos los días, la CBP se comunica con funcionarios de inmigración de México que luego informan a los migrantes cuántos pueden pasar, de acuerdo con los voluntarios, quienes hablaron bajo condición de anonimato.

NB

Pa´ lante y pa´ trás, la danza de la caravana de migrantes  

 

Artículos relacionados