InicioDestacadaArgentinos se refugian en el Mundial para distraerse de la economía

Argentinos se refugian en el Mundial para distraerse de la economía

Las políticas del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Central Europeo empiezan a impactar negativamente en Argentina y el precio del dólar estadounidense se disparó hasta 28,60 pesos por unidad (una depreciación del peso argentino de 2,50% en una sola jornada).

Este incremento es un nuevo capítulo de los sobresaltos financieros que empezaron en abril y que ha devaluado la moneda sureña casi 40 %.

Analistas aseguraron que desde 1999, es la segunda peor caída en dólares en un solo día, únicamente superada un día durante la crisis de 2008.

Siguiendo el ABC neoliberal, el presidente Mauricio Macri solicitó un préstamo al FMI para endeudar la Nación y recientemente cambió al presidente del Banco Central (Federico Sturzenegger) por el hasta entonces ministro de Finanzas Luis Caputo, para implementar las medidas ordenadas por el ente crediticio.

Macri ya tuvo que corregir su previsión de crecimiento de 3% a 1%, una cifra que algunos consideran “muy optimista”.

Pero lo que genera más dudas y, obvio, presiona el mercado, son las incertidumbres sobre el cumplimiento de las ambiciosas metas de inflación y ajuste fiscal incluidas en el reciente acuerdo con el FMI para acceder a créditos por 50 mil millones de dólares durante tres años.

Sin embargo, el tema no es el déficit fiscal solamente, sino la falta de liquidez en la cuenta corriente y la carencia general de dólares en la economía.

Eso, y el recorte de personal en 86 organismos públicos descentralizados. El último, la agencia de noticias estatal Telam.

Ante las nuevas políticas económicas, la presión sobre los trabajadores estatales y el incremento diario de los precios de productos y servicios, se realizan paros laborales que se presentan propicios para que todos los sectores sindicales, a menudo enfrentados, se muestren unidos.

Los sindicatos plantean que se reabra la negociación de ajustes salariales de este año, para que se alineen a la proyección de inflación, calculada ahora por el Banco Central en 27%.

Desde que Macri llegó a la Casa Rosada, es el momento más difícil: Se encuentra en su pico más bajo de popularidad y enfrenta un fuerte cuestionamiento del sector asalariado.

El mandamás argentino liga más que nadie los triunfos de la albiceleste en el mundial de Rusia para que el pueblo se distraiga un poco con el fútbol «el nuevo opio del pueblo», a decir de algunos.

ER

Análisis Mundial Rusia 2018: Argentina y sus necesidades

LEE Más

spot_img