La violencia es tan estadounidense como la torta de manzanas

La violencia en Estados Unidos, nuevamente acaparó la atención mediática esta semana: El tiroteo y matanza de cinco personas en un diario de Maryland y el asesinato de dos conocidos raperos, ha sido noticia durante los últimos días.

El primer caso sucedió en el periódico local de Annapolis, Maryland, Capital Gazette, donde fue detenido un sospechoso que, según las autoridades, actuó por venganza.

Jarrod Ramos, de 38 años había amenazado al periódico en redes sociales y en 2015 había perdido una demanda por difamación contra el medio por un artículo de 2011 en el que le identificaba como acosador de mujeres (citando documentos judiciales).

El presidente de EE. UU, Donald Trump, reconocido entusiasta de la proliferación de armas en “defensa propia”, dio sus condolencias a los familiares de las víctimas.

El otro caso ocurrido esta semana, fue el asesinato de XXXTentacion (Jahseh Dwayne Onfroy) y Jimmy Wopo (Travon Smart), ambos conocidos artistas de la escena rapera estadounidense.

El primero murió a los 20 años, tiroteado tras ser víctima de un robo al salir de un concesionario de motos en Florida. Por el crimen ya hay un arrestado imputado.

Wopo, de 21 años, cayó horas después, también a balazos y en un incidente de momento no resuelto en Hill District, el histórico barrio negro de Pittsburgh.

Asesinato nuevo, discusión vieja

Hace unas cinco décadas, la Comisión Kerner (Comisión Consultiva Nacional sobre Disturbios Civiles) declaraba que la violencia era “tan estadounidense como la torta de manzanas”.

Desgraciadamente, esta declaración provocadora se volvió profética.

Ninguna nación en la tierra, a excepción de las que encuentran en guerra, tiene un comportamiento tan violento como Estados Unidos que se evidencia en frecuentes tiroteos con numerosas víctimas.

Solo durante los primeros dos meses de 2018 en EE. UU se registraron más de 1.800 muertos por violencia armada (en 30 tiroteos múltiples, según la organización Gun Violence). Eso equivale a una media de 40 muertos al día.

Y es que con unas nueve armas por cada diez ciudadanos -la proporción más alta del planeta- y el amparo de su uso en la propia Constitución, resulta casi obvio.

ER

Artículos relacionados