Al menos 23 muertos y decenas de heridos tras el derrumbe de un paso elevado en el metro de Ciudad de México

Al menos 23 personas murieron y 79 resultaron heridas el lunes cuando un paso elevado se derrumbó en una línea del Metro de la Ciudad de México, precipitando un tren de pasajeros hacia la avenida de abajo y enviando los escombros a la concurrida vía.

El incidente ocurrió alrededor de las 10:25 p.m. en la colonia Tláhuac, en el sureste de la capital, en la Línea 12 del Metro, un ramal que desde hace mucho tiempo ha sido objeto de quejas por su mala construcción.

“Escuchamos un ruido fuerte como un trueno, y luego todo se vino abajo”, dijo una sobreviviente de 22 años, identificada sólo como Mariana, al periódico El Universal de México. “Había mucha gente de pie y sentada en el [tren]. … Salimos volando y nos golpeamos contra el techo”.

Los viajeros, aterrorizados, quedaron atrapados en el interior del tren retorcido durante unos 15 minutos hasta que alguien consiguió romper una ventana, por la que escaparon los pasajeros del vagón de Mariana, según contó ésta al periódico.

Lo Oficial

La alcaldesa de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, atribuyó el accidente al colapso de una viga de soporte y dijo que había niños entre los muertos. El gobierno de la ciudad dijo que 79 personas habían sido hospitalizadas, aunque sus condiciones no estaban disponibles de inmediato.

Las autoridades no proporcionaron un desglose de cuántas víctimas eran pasajeros del tren y cuántas eran peatones o automovilistas en la calzada inferior.

Mientras las tropas de la guardia nacional llegaban al lugar del accidente a primera hora del martes y los equipos de rescate utilizaban una grúa para intentar estabilizar un vagón que seguía colgando precariamente del paso elevado, el presidente Andrés Manuel López Obrador prometió una investigación completa de las causas del accidente.

“El pueblo de México tiene que saber toda la verdad, no se le va a ocultar nada”, dijo en su conferencia de prensa diaria.

Sheinbaum se hizo eco de su promesa.

“Se harán todas las investigaciones para descubrir las causas”, dijo la alcaldesa. “Tenemos que esperar la información de la investigación”.

Las fotos del lugar de los hechos mostraban un montón de metal retorcido y trozos de hormigón que habían caído sobre la avenida. Aparentemente, todavía estaban intactas un par de columnas de cemento que sostenían el paso elevado, que estaba entre dos estaciones de la Línea 12 del Metro, Olivos y Tezonco.

La Línea 12, también conocida como Línea Dorada, fue inaugurada con mucha fanfarria en 2012.

Es el tramo más nuevo de la red de metro de Ciudad de México y una parte esencial de la red de transporte en una zona metropolitana que alberga a más de 20 millones de personas. El Metro de Ciudad de México, que comenzó a funcionar en 1969, se encuentra entre los más transitados del mundo, transportando a unos 4,5 millones de pasajeros diarios en días laborables, tanto en la ciudad como en las zonas suburbanas.

Pero la Línea 12, cuya construcción costó 2.000 millones de dólares y que incluye tramos subterráneos y elevados, ha sido objeto de persistentes quejas por su mala construcción.

La ciudad suspendió el servicio en gran parte de su tramo elevado en 2014 para revisar su seguridad y realizar reparaciones después de que los ingenieros plantearan sus dudas. Toda la línea se reabrió más de un año y medio después, pero seguía habiendo dudas sobre su seguridad.

El alcalde en el momento de la construcción de la línea era Marcelo Ebrard, que actualmente es el ministro de Asuntos Exteriores de México y uno de los principales candidatos a sustituir a López Obrador en las elecciones presidenciales de 2024. El desastre del lunes parece que planteará nuevas preguntas sobre el papel de Ebrard en la construcción de la Línea 12.

En un mensaje de Twitter, Ebrard calificó el incidente del lunes como “una terrible tragedia”, envió sus condolencias a las familias de las víctimas y dijo que estaba a plena disposición de los investigadores.

 

Al comparecer junto a López Obrador en la conferencia de prensa del martes, dijo: “Quien actúa con integridad no teme a nada”.

El accidente del lunes fue el más mortífero en el Metro de Ciudad de México desde que un choque de dos trenes el 20 de octubre de 1975 causó 31 muertos y 70 heridos. Hace unos cuatro meses, un incendio en una subestación del metro dejó un muerto y 29 heridos, e interrumpió el servicio durante semanas.

En marzo de 2020, un choque en la estación de Tacubaya mató a una persona e hirió a 41.

 

 

Artículos relacionados