InicioActualidadEstudio brasilero: alimentos ultraprocesados por parte de los adolescentes los vuelven obesos

Estudio brasilero: alimentos ultraprocesados por parte de los adolescentes los vuelven obesos

Investigadores de la Universidad de Sao Paulo han calculado el impacto del consumo de alimentos ultraprocesados por parte de los adolescentes en el riesgo de obesidad.

Los resultados del estudio se han publicado en la revista «Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics»

Se trata de 3.587 adolescentes de entre 12 y 19 años que participaron en la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (NHANES) de 2011-16.

  • Dividieron a los participantes en el estudio en tres grupos según la cantidad de alimentos ultraprocesados consumidos.

Adolescentes en el riesgo de obesidad: factor de muerte

Cuando compararon a los que tenían el nivel más alto (64% de la dieta total en peso de media) con los que tenían el nivel más bajo (18. 5 por ciento), descubrieron que los primeros tenían un 45 por ciento más de probabilidades de ser obesos, un 52 por ciento más de probabilidades de tener obesidad abdominal (exceso de grasa alrededor de la cintura) y, lo que es más alarmante, un 63 por ciento más de probabilidades de tener obesidad visceral (exceso de grasa en los órganos abdominales y alrededor de ellos, incluidos el hígado y los intestinos), lo que se correlaciona estrechamente con el desarrollo de hipertensión arterial, enfermedad de las arterias coronarias, diabetes de tipo 2, dislipidemia (colesterol alto) y un mayor riesgo de muerte.

«Hay pruebas científicas sustanciales del papel negativo de los alimentos ultraprocesados en la pandemia de la obesidad.
Esto está muy bien establecido para los adultos. En cuanto a los jóvenes, ya habíamos comprobado que el consumo de estos productos es elevado, ya que representan alrededor de dos tercios de la dieta de los adolescentes en EE.UU., pero las investigaciones sobre la asociación entre el consumo de alimentos ultraprocesados y los resultados en materia de salud, incluida la obesidad, eran escasas e inconsistentes.»
Dijo Daniela Neri, primera autora del artículo.

NOVA

Dirigido por el profesor Carlos Augusto Monteiro, el equipo de NUPENS fue uno de los primeros en asociar los cambios en el procesamiento industrial de los alimentos con la pandemia de obesidad, que comenzó en EE.UU. en la década de 1980 y se ha extendido desde entonces a la mayoría de los demás países.

A partir de esta hipótesis, el grupo desarrolló un sistema de clasificación de alimentos denominado NOVA, basado en el grado de procesamiento industrial de los productos.

El sistema sirvió de base para las recomendaciones de la edición de 2014 de las Guías Alimentarias para la Población Brasileña, que enfatizaron los beneficios de una dieta basada en alimentos frescos o mínimamente procesados, y descartaron enfáticamente los alimentos ultraprocesados, que van desde los refrescos, las galletas rellenas y los fideos instantáneos hasta los snacks envasados e incluso un tipo de pan integral aparentemente inocente.

«En general, los alimentos y bebidas ultraprocesados contienen aditivos químicos diseñados para hacer los productos más atractivos a los sentidos, como colorantes, aromatizantes, emulsionantes y espesantes.

Muchos alimentos ultraprocesados tienen una alta densidad energética y contienen gran cantidad de azúcar y grasa, todo lo cual contribuye directamente al aumento de peso», afirma Neri.

«Pero incluso los productos bajos en calorías, como las bebidas dietéticas, pueden favorecer el desarrollo de la obesidad de formas que van más allá de la composición nutricional, como por ejemplo interfiriendo en la señalización de la saciedad o modificando la microbiota intestinal», añadió.

Utilizaron datos recogidos mediante una metodología conocida como recordatorio de alimentos de 24 horas, en la que se pide a los sujetos que informen de todos los alimentos y bebidas consumidos en las 24 horas anteriores, detallando cantidades, horas y lugares.

La mayoría de los participantes incluidos en el análisis (el 86%) fueron entrevistados dos veces sobre este tema, con un intervalo de dos semanas entre las entrevistas.

Los adolescentes se dividieron en tres grupos en función de esta información: aquellos en cuya dieta los alimentos ultraprocesados representaban hasta el 29% en peso, entre el 29% y el 47% y el 48% o más.

CDC

Los investigadores también utilizaron datos antropométricos, como el peso, la altura y el perímetro de la cintura. Estas medidas se evaluaron comparándolas con las tablas de crecimiento específicas para cada edad y sexo aprobadas por los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) de EE.UU.

«El riesgo total de obesidad se estimó a partir del índice de masa corporal, o IMC, que es el peso [en kilos] dividido por la altura al cuadrado [en metros]», dijo Neri.

«Utilizamos la circunferencia de la cintura para evaluar la obesidad abdominal, y el diámetro abdominal sagital, un parámetro menos conocido, como indicador de la obesidad visceral», añadió.

La medición del diámetro abdominal sagital, explicó, es un método indirecto y no invasivo para estimar la cantidad de grasa visceral:

«El sujeto se tumba y utilizamos un calibrador o un magnetómetro para medir la distancia entre la parte superior de la camilla y la región del ombligo. La grasa subcutánea, más blanda, cae hacia los lados, y la grasa visceral, más dura, permanece en su sitio. Este enfoque evita los posibles errores de medición que podrían causar los pliegues de la piel en la región de la cintura».

NHANES

Todos los datos analizados en el estudio proceden de las encuestas NHANES realizadas entre 2011 y 2016. Según Neri, los resultados pueden extrapolarse a los adolescentes brasileños, que también están expuestos a los alimentos ultraprocesados desde una edad temprana, aunque en menor medida que sus compañeros estadounidenses.

«En Brasil no se realizan encuestas sobre la nutrición de los adolescentes que también recojan datos antropométricos en persona. Las encuestas nacionales de este tipo son muy costosas y requieren una financiación continua. Tenemos algunas encuestas similares, pero son más sencillas».
dijo Neri.

VIGITEL

Un ejemplo es Vigitel, una encuesta nacional anual realizada por el Ministerio de Sanidad para controlar el riesgo de enfermedades crónicas y su protección, que consiste en entrevistas telefónicas a mayores de 18 años.

Los últimos datos de esta encuesta, publicados en enero de 2022 por el Instituto de Estudios de Políticas de Salud (IEPS), muestran que la tasa de obesidad en adultos en Brasil casi se duplicó, pasando del 11,8% en 2006 al 21,5% en 2020.

La Encuesta de Gastos de Consumo (POF) ejecutada por el IBGE, la oficina nacional de estadísticas, recogió datos sobre los hábitos alimenticios de los adolescentes y los adultos, pero no sobre su salud.

Según la última POF, realizada en 2017-18

  • Más de la mitad (53,4%) de la ingesta diaria de calorías del brasileño medio procede de alimentos frescos como verduras, frutas, carne y leche o de alimentos mínimamente procesados como cereales y harinas,
  • El 15,6% proviene de ingredientes procesados como el azúcar, la sal y el aceite de oliva,
    11,3% de alimentos procesados como el queso, el pan artesano y las conservas de frutas y verduras,
  • Y un 19,7% de alimentos ultraprocesados. En el caso de los adolescentes, los datos de la encuesta muestran que los alimentos ultraprocesados representan el 27% de la ingesta de calorías,
  • Y para los mayores de 60 años, la proporción es del 15,1%.

¿Solo países del tercer mundo afectados por el crecimiento de población adolescentes en el riesgo de obesidad?

En otro estudio ejecutado por NUPENS, los investigadores compararon los datos sobre la dieta de los adolescentes brasileños del POF 2017-18 con datos similares de Argentina, Australia, Chile, Colombia, México, Reino Unido y Estados Unidos.

Los alimentos ultraprocesados oscilaron entre el 19% de la ingesta energética en Colombia y el 27% en Brasil, y el 68% en el Reino Unido y el 66% en los Estados Unidos.

A pesar de la variabilidad en términos proporcionales, el impacto de los alimentos ultraprocesados en la calidad de la dieta fue similar en todos los grupos analizados, según Neri.

«También en este estudio se dividió a los sujetos en grupos según su consumo de alimentos ultraprocesados. Observamos un deterioro de la calidad de su dieta a medida que aumenta la proporción de alimentos ultraprocesados, lo que aumenta la densidad energética y el contenido de azúcar, y reduce el contenido de fibra.
El efecto negativo es muy similar en todos los países, independientemente de la proporción de alimentos ultraprocesados, la región o la cultura».
dijo.

Alimentos Obesogénicos

Aunque el arroz y los frijoles siguen constituyendo la dieta básica de la mayoría de los brasileños, añadió, una encuesta encargada por el Ministerio de Salud en 2019 mostró que el consumo de alimentos ultraprocesados es frecuente incluso entre los menores de cinco años.

Más del 80% de los niños de este grupo consumen regularmente estos productos.

«Los niños que consumen estos productos tienen proporcionalmente menos espacio para consumir productos frescos o alimentos mínimamente procesados en un momento en el que se están formando los hábitos dietéticos»
dijo Neri.

«Al estar expuestos a estos alimentos obesogénicos, los niños y adolescentes están siendo programados para futuros problemas de salud. Es extremadamente preocupante».
Añadió.

No se puede responsabilizar solamente a las familias de controlar esta exposición, lo que requiere una reforma del sistema alimentario imperante en su conjunto. «Debemos ir más allá de la educación de los consumidores, adoptando medidas de política pública en varios frentes», dijo Neri.

«Son posibles diferentes estrategias, como imponer restricciones a la publicidad, especialmente cuando se dirige a los niños, y aumentar los impuestos sobre los productos alimentarios ultraprocesados, al tiempo que se mejora el acceso a los productos frescos.

Otra medida de vital importancia sería exigir a los fabricantes de estos productos que incluyan una información más clara en las etiquetas para ayudar a los consumidores a decidir mejor», añadió.

LEE Más

spot_img