A Macri lo devoran los números

A Macri lo devoran los números

La crisis financiera de Argentina continúa su curso y, esta semana, el país ha logrado contener la devaluación de su moneda a un altísimo costo: El Banco Central ha pagado hasta 73,3% de interés para que los bancos no destinen su dinero al dólar y apuesten por la moneda nacional: el peso.

A cambio, les ha entregado letras de liquidez, llamadas Leliq, bono de vencimiento semanal con los que Mauricio Macri prevé absorber toda la cantidad posible de pesos y achicar la base monetaria para reducir una inflación que este año se acerca al 50%, y que destruye el valor de la moneda argentina.

Recesión e intereses devoran planes de Mauricio MacriDe hecho, el Banco Central se comprometió a no emitir moneda y, desde el lunes, cuando se inició el plan, absorbió pesos por el equivalente a 11 mil 153 millones de dólares: “Si no hay emisión, no hay pesos para comprar dólares”, resumió el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.

El peso se derrumba y la inflación escala imparable

El derrumbe del peso, y con ello la subida imparable de la inflación, son el lastre de la economía austral lo cual, sumado la huida de dólares hacia las tasas más tentadoras que ofrece Estados Unidos, ponen en evidencia la vulnerabilidad de Argentina, dependiente del financiamiento externo para cubrir su rojo fiscal, si se considera que entre junio y septiembre solicitó dos préstamos al FMI por 57 mil millones de dólares.

Recesión e intereses devoran planes de Mauricio Macri

El ente emisor argentino prevé que el plan enfríe la economía: el dólar estará contenido y la inflación, que este año superará largamente el 40%, bajará, aunque expertos prevén que las tasas de interés subirán por las nubes y habrá más recesión por el derrumbe del crédito, el consumo y las ganancias extraordinarias de las inversiones financieras.

De cualquier manera, el éxito de este plan dependerá de cuánto tiempo pueda sostener el Banco Central argentino la política de tasas altas. El ministro Dujovne ya advirtió que Argentina enfrenta meses de recesión económica y que este año la caída del PIB estará por encima de los dos puntos. Un escenario que no luce propicio para el crecimiento.

FF

FMI enciende las alarmas ante deuda récord

Artículos relacionados