Interminable semana violenta en EEUU

La violencia continúa adueñándose de EEUU y las masacres ejecutadas por ciudadanos de ese país en la última semana son una evidencia de ello. En menos de ochos días, 38 personas han fallecido a causa de tiroteos y ataques con arma blanca que aterrorizan sobre todo a la población hispana que vive en el país.

Este miércoles, en el sur de California, cuatro personas fueron apuñaladas y otras dos heridas de gravedad por un hombre “lleno de ira” que también robó en varios negocios ubicados en el mismo complejo de apartamentos en donde residía.

De acuerdo con la policía todas las víctimas eran de origen hispano, una característica común con los otros cuatro episodios de violencia que se produjeron en el norte de California, Texas, Ohio y Missisipi, en donde varios de los afectados eran latinoamericanos.

Analistas han señalado como responsable de estos ataques al presidente #DonaldTrump y a la polarización que promueve en el país desde su llegada al poder. Sin embargo, el Jefe de Estado considera que su retorica en vez de dividir contribuye a la unión de los ciudadanos.

Como contra parte a los señalamientos que se han hecho en su contra, el huésped de la Casa Blanca sugirió que los videojuegos podrían ser los verdaderos responsables de la violencia que se vive en el país aunque las estadísticas señalan que en los países con elevados beneficios por cápita provenientes de los videojuegos hay menos muertes por disparos de arma de fuego.

La Asociación de Software de Entretenimiento (ESA por sus siglas en inglés) – que representa a la industria de los videojuegos en EEUU – recordó que como compartieron con autoridades de la Casa Blanca en una reunión efectuada en marzo de 2018, muchos estudios científicos han constatado que no hay ninguna relación causal entre los videojuegos y la violencia.

El politólogo y columnista del Washington Post, Brian Klass, hizo una comparación entre EEUU y Reino Unido, en donde la población también tiene un alto porcentaje de consumo de videojuegos y demostró que a diferencia del primer país (en donde las masacres ocasionan el 73 por ciento de las muertes violentas), en el segundo este tipo de ataques sólo representa el 3% de las causas de fallecimiento.

ARG

Artículos relacionados