La influencia política gana en la carrera por la vacuna del Covid

La vacuna contra el Covid, aplicada a los alcaldes de El Verger y Els Poblets (Alicante), Ximo Coll y su esposa Carolina Vives, respectivamente, se convirtió en verdadero escándalo en la Comunidad Valenciana.

Parecía algo normal que los alcaldes mencionados fueran de los primeros en obtener la vacuna contra el mortal virus que ha ocasionado miles de contagios y muertes en España.

Y seguramente hubiera resultado algo normal. El problema, seguido del escándalo, surgió cuando el Partido Popular (PP), primera fuerza de oposición en la Comunidad Valenciana, cuestionó el hecho de que los dos alcaldes socialistas vacunados no aparecen en la lista de las personas priorizadas para obtener el fármaco que posiblemente los volverá inmunes al virus.

Alguien podría pensar que se trata de un asunto político, de una diatriba entre socialistas (en el gobierno) y el Partido Popular (en la oposición).

El problema radica en que los dos alcaldes, Ximo Coll y su esposa, Carolina Vives, no aparecen en la lista de los primeros en ser vacunados y por lo tanto el PP los acusa de saltarse el calendario o cronograma de vacunación, debido a los cargos que ambos ostentan.

 ¿Qué responde el alcalde?

La alcaldesa de Els Poblets, Carolina Vives, ha guardado silencio. Prefiere que se su esposo Ximo Coll enfrente solo el vendaval.

Coll se ha defendido afirmando que, además de alcalde, es concejal de servicios sociales y por lo tanto debe acudir, cada semana, a los centros de salud, lo que, en su criterio, se convierte en un riesgo.

Dijo, además Coll, que fue llamado junto a su esposa, porque sobraban vacunas.

Quiso decir que personal sanitario, ubicado como prioridad para la vacunación, rechazó la vacuna o no fue inmunizado porque no se hallaba en el centro de vacunación.

Incluso, como argumento en su defensa, el alcalde Coll ha llegado a decir que “he sido más conejillo de indias que privilegiado”.

Los argumentos expuestos por el alcalde de El Verger serán evaluados por la Comunidad Valenciana. El Partido Popular insiste en que Coll y su esposa utilizaron sus influencias políticas, es decir, sus cargos como alcaldes, para pasar por encima del personal priorizado y obtener la vacuna.

 

Artículos relacionados