El turrón: esa golosina que nos endulza las navidades

Las fiestas decembrinas son un verdadero festival gastronómico. Además de disfrutar de los platos típicos de estas fechas en Nochebuena y Fin de Año se degusta una serie de exquisiteces y golosinas que le dan a estas fechas un sabor único: frutos secos, galletas, polvorosas, el mazapán y el turrón.

El turrón está elaborado con almendras y azúcares cuyo origen se remonta a muchos siglos atrás. Se presume que ya en la época griega se preparaba una pasta compuesta por frutos secos  – almendra principalmente – y mieles que servía a los deportistas como alimento energético para participar en las Olimpiadas.

Una delicia española con influencia árabe

España estuvo conquistada por los árabes durante 8 siglos por lo que era inevitable que dejaran su huella en la cultura ibérica. Datos históricos confirman que los árabes introdujeron estos dulces en España. Sin embargo, existen varias versiones sobre su origen.

Unas fuentes afirman que el turrón surgió tras un concurso propuesto por los árabes en el que se trataba de buscar un alimento nutritivo que se conservara en buenas condiciones durante mucho tiempo y que fuera transportado fácilmente por sus ejércitos sin peligro de intoxicación.

Sin embargo otras afirman que el turrón surgió gracias a la elaboración por parte de un artesano de Barcelona, apellidado Turró, el cual realizó un alimento con materias primas abundantes de la región que sería un recurso indispensable en épocas de escasez y hambrunas. Esta versión, a pesar de su aparente sencillez, es la menos respaldada.

El estudioso jijonenco, Fernando Galiana, establece que la palabra turrón procede de torrat, que era una mezcla de miel y frutos secos que se cocía directamente en el fuego para dar una masa consistente y fácil de manejar

Principales variedades

Esta repostería comprende dos variedades principales: duro o de Alicante y blando o de Jijona. El primero consiste en una masa de miel, azúcar, clara de huevo y almendras marcona enteras, también puede llevar oblea. El segundo es una masa molida de miel, azúcar, clara de huevo y almendras marcona.

Hoy en día existen innumerables variedades de turrón

También existe el turrón de yema tostada – típico catalán – que nació para aprovechar las yemas de los huevos que se utilizan en los turrones duro y blando, inspirándose en el sabor de la crema catalana. Y en las últimas décadas surgieron nuevas modalidades como los de chocolate, coco, nata y nueces… ¡Buen provecho!

EGM/VTactual.com

Hallaca vegetariana para Nochebuena

Artículos relacionados