Sigue la tensión en Myanmar

Sigue la tensión en Myanmar

Casi tres semanas de protestas masivas, se cumplen en las calles de Myanmar, desde el 1 de febrero, cuando el Tatmadaw actuó contra el gobierno de Aung San Suu Kyi, alegando fraude en las elecciones de noviembre pasado; y que su partido, la Liga Nacional para la Democracia (NLD), ganó de manera generalizada.

Desde entonces, funcionarios y maestros, conductores de autobuses y trabajadores de la confección han salido a las calles.

La principal ciudad de Myanmar, Rangún, se paralizó por un mitin «averiado», donde los conductores dejaron sus autos estacionados al otro lado de las carreteras, con el capó abierto.

El desafío nacional al golpe militar ha sido valiente e impresionante, y se hace eco de protestas similares en Rusia, Bielorrusia y otros lugares.

Pero, por muy bienvenidas e importantes que sean estas demostraciones, también conducen a una pregunta difícil e incómoda.

¿Dónde estaban todas las marchas, los gritos y el desafío durante los últimos cuatro años mientras el Tatmadaw organizaba una brutal campaña de limpieza étnica contra el pueblo rohingya, arrasando sus pueblos, matando a miles y obligando a cientos de miles a huir al vecino Bangladesh?

Conflicto en Myanmar con los rohingya

De los muchos grupos étnicos de Myanmaros, los rohingya, musulmanes que viven principalmente en el estado noroccidental de Rakhine, en la frontera con Bangladesh; son los más perseguidos.

Aunque los rohingya han vivido en Rakhine durante generaciones, son tratados, oficial y extraoficialmente, como extranjeros.

Las autoridades se refieren a ellos como “bengalíes” y el censo de 2014 se negó a incluir a los rohingya como una categoría étnica.

La junta militar que llegó al poder en Myanmar en 1962 (o en Birmania en ese entonces) fomentó el odio contra los rohingya como medio de cimentar el apoyo.

La última y más cruel campaña comenzó en 2017.

Con el pretexto de una campaña contra los «terroristas», el ejército implementó un programa de limpieza étnica, que muchos consideran que posee » intención genocida «, una represión tan brutal como la represión de los uigures por parte de China .

El Tatmadaw comenzó a ceder su control en 2011, lo que finalmente llevó a elecciones en 2015 donde la LND de Aung San Suu Kyi ganó de manera integral, como lo hizo nuevamente el año pasado. Sin embargo, a pesar de todo lo que se habla de democracia, el Tatmadaw nunca abandonó el poder.

El silencio de Aung San Suu Kyi

Aung San Suu Kyi primero se mantuvo en silencio, luego desestimó las denuncias de atrocidades como «noticias falsas» y, finalmente, respaldó la campaña militar contra los «terroristas».

En 2019, defendió personalmente a los militares contra los cargos de genocidio en la corte internacional de justicia de La Haya.

Sus partidarios han afirmado que no tenía otra opción, que no era posible desafiar el poderío militar.

Como demuestra el golpe, adaptarse a los deseos de los militares ha hecho poca diferencia. Los generales todavía se volvían contra ella cuando les convenía.

No defender a los rohingya solo ha debilitado el movimiento por la democracia.

No puede haber forma de democracia o libertad comprada a expensas de los más vulnerables o despreciados de una sociedad.

Esto es cierto no solo para los rohingya en Myanmar , sino también para los musulmanes en la India, las mujeres en Arabia Saudita, los trabajadores migrantes en Sudáfrica, los migrantes indocumentados en Europa.

Represión en las manifestaciones en Myanmar

Fuerzas de seguridad de Myanmar abrieron fuego contra los manifestantes, matando a dos personas, cuando decenas de miles de personas salieron a las calles nuevamente el domingo en desafío a los militares.

Se cree que un joven y un adolescente fueron asesinados en Mandalay el sábado cuando la policía, apoyada por tropas de primera línea, utilizó munición real para disolver a las multitudes de manifestantes que se oponían al golpe militar.

El uso de fuerza letal contra manifestantes fue condenado por la ONU, Francia, Singapur y Gran Bretaña, mientras que Facebook anunció que había eliminado la página principal del ejército.

Dijo que el ejército había violado sus normas sobre la prohibición de la incitación a la violencia.

Aumentan las tensiones en Mandalay

Según los informes, las tensiones en Mandalay, la segunda ciudad más grande de Myanmar, se intensificaron cuando la policía y los soldados se enfrentaron a los empleados de los astilleros que participaban en una huelga nacional.

La policía bloqueó las carreteras, lo que la obligó a los manifestantes a refugiarse en un vecindario cercano donde las fuerzas de seguridad dispararon gases lacrimógenos contra las casas.

Al menos 30 personas resultaron heridas en la represión.

Algunos de los manifestantes habían disparado catapultas a la policía; que respondió con gases lacrimógenos y disparos.

La policía de Mandalay fue apoyada por soldados de la 33ª División de Infantería Ligera.

Esta unidad estuvo involucrada en brutales atrocidades cometidas contra los rohingya en 2017, una represión que desde entonces ha llevado a un caso de genocidio en La Haya.

Se prevé más protestas

En una transmisión en MRTV estatal, la Junta Militar emitió una advertencia antes de lo que se espera sean protestas masivas aún mayores, el lunes.

El domingo se llevó a cabo el funeral de una mujer de 20 años, que murió luego de que la policía le disparara en la cabeza en una protesta en la capital Naypyitaw.

El ejército ha dicho que un policía murió a causa de las heridas sufridas en una protesta.

Cierre de Internet y detenidos

Durante la semana pasada, la junta militar impuso un cierre de Internet todas las noches en todo el país.

El apagón de Internet intensificó los temores de los activistas de que las autoridades los apresen durante las redadas nocturnas.

Muchos activistas, periodistas y funcionarios públicos en huelga están escondidos.

Al menos 569 personas fueron detenidas por el ejército en las últimas semanas, según el grupo Asociación de Asistencia a Presos Políticos.

Entre ellos se encuentra el destacado actor Lu Min, que fue capturado en la madrugada del domingo, dijo en Facebook su esposa, Khin Sabai Oo.

Lu Min era una de las seis celebridades buscadas bajo una ley contra la incitación por alentar a los funcionarios públicos a unirse a las protestas.

Aung San Suu Kyi, enfrenta dos cargos, incluida una acusación de importar walkie-talkies ilegalmente; permanece bajo arresto domiciliario.

Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá y Nueva Zelanda anunciaron sanciones limitadas desde el golpe, con un enfoque en los líderes militares.

Los ministros de Relaciones Exteriores de la UE se reunirán el lunes para discutir sus propias medidas contra el régimen.

Contenido disponible: https://www.vtactual.com/rusia-cambios-en-la-politica-exterior/

Artículos relacionados