¿Será justicia divina? ¿Golpe parlamentario en Paraguay?

¿Será justicia divina? ¿Golpe parlamentario en Paraguay?

En Paraguay manifestantes que protestaban contra la aprobación de un proyecto para habilitar la reelección presidencial ingresaron por la fuerza al Congreso, ubicado en la capital de ese país Asunción y quemaron parte del edificio, según lo mostró la televisión local.

Un grupo de senadores en Paraguay aprobó este viernes la reelección presidencial en una reunión a puertas cerradas en una oficina, lo que desató acusaciones de haberse consumado un quiebre institucional por parte de legisladores opositores y generó protestas frente al Parlamento que fueron dispersadas por policías antidisturbios.

En un encuentro convocado por sorpresa, 25 senadores entre oficialistas y aliados al gobierno dieron el visto bueno a la propuesta mientras la policía rodeaba el Palacio Legislativo, informó la agencia de noticias Reuters. La iniciativa debía lograr apoyo de al menos 23 de los 45 miembros de la Cámara Alta, que ha estado muy dividida acerca del tema.

El proyecto que se descuenta será aprobado en la Cámara de Diputados y da vía libre al presidente Horacio Cartes para postularse por otro período de cinco años.

“Esto es un atraco” dijo el presidente del Congreso, el opositor Robert Acevedo, que denunció que no se respetaron los procedimientos ni los protocolos legislativos para aprobar la iniciativa.

Una propuesta similar había sido rechazada por el Congreso en agosto y hasta hace unos días las normas decían que el tema no podía volverse a tratar hasta que pasara un año. Pero los legisladores oficialistas lograron modificar esta semana el reglamento y sus rivales los denunciaron ante la Corte Suprema.

“Acá se hizo todo dentro del marco constitucional y legal. El reglamento fue modificado (…) se hizo un proyecto de enmienda ajustado a la Constitución”, dijo por su parte el senador Carlos Filizzola, de la coalición de izquierda Frente Guasú, que apoya la candidatura de Fernando Lugo, quien en 2012, fue víctima de un Golpe de Estado en el que se utilizó al Parlamento para ejecutarlo una vez que lo acusaron de tener responsabilidad en la matanza de campesinos por parte de fuerzas policiales en un enfrentamiento por tierras en Curuguaty.

Al conocerse la noticias unas 3.000 personas salieron a protestar, entre ellos senadores y diputados de varios partidos, que marcharon por las calles de Asunción para expresar su desacuerdo con la enmienda constitucional.

Al llegar al Congreso un grupo comenzó a lanzar piedras contra el Parlamento pero fueron dispersados por carros hidrantes y por policías antidisturbios.

Imágenes de televisión mostraron a varios hombres ensangrentados y a otros rompiendo los vidrios de un patrullero, mientras una ambulancia llevaba a algunos heridos.

“Se consuma el golpe. Vamos a resistir e invitamos a la gente a que resista con nosotros”, dijo la senadora opositora Desiree Masi.

CC

Artículos relacionados