¿Qué puede ofrecer la oposición con el plebiscito en Venezuela?

El plebiscito convocado por la oposición de Venezuela se presenta como la alternativa contra la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), y voceros de la derecha han incluso afirmado que la situación política cambiará a partir de su realización, este domingo 16 de julio.

Sin embargo, hay elementos que contradicen esa pretensión, tanto en el alcance que pueda tener dicha consulta, como en el carácter de manipulación que contienen las preguntas que se realizarán en la misma.

Entre ellos, podemos destacar los siguientes:

Quema de material

La dirigencia de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), coalición de derecha que convoca al plebiscito, informó recientemente que luego de dar los resultados quemarán todos los cuadernos de registro, evitando así dejar huella no solo del proceso, de sus resultados, sino de sus participantes.

Con esto evaden además las pruebas de si sus anuncios se corresponderán con los números reales o no.

En 2012, durante las elecciones primarias realizadas por la oposición para definir su candidato en las presidenciales contra el entonces presidente Hugo Chávez Frías, también borraron con fuego los registros, lo que generó suspicacia sobre la confiabilidad de la elección, que también contemplaba las candidaturas a gobernaciones y alcaldías.

Rafael Velásquez, precandidato a la alcaldía del municipio Bruzual, en el estado Yaracuy, presentó una solicitud de impugnación que no fue atendida por la dirigencia de la MUD, a pesar de que el Tribunal Supremo de Justicia ordenó que no se destruyera el material.

Cantidad de votantes

Recientemente, el gobernador de Miranda y dirigente del partido Primero Justicia, Henrique Capriles, ha asegurado que participarán unos once millones de votantes en su convocatoria. “Si acudimos 11 millones, el lunes tendremos otro país”, ofreció además Capriles como una fórmula mágica para el cambio de gobierno.

Sin embargo, además de que la inconstitucionalidad del mecanismo no da carácter vinculante al plebiscito, en una nota publicada por el portal venezolano La Tabla se establece que la capacidad real con la que contará la oposición les permitiría atender alrededor de dos millones y medio de electores.

El cálculo lo realizaron en función de lo establecido para cada proceso de votación por el Consejo Nacional Electoral, que da un promedio de 2,5 electores por minuto en cada punto.

Según ha anunciado la misma organización, para el plebiscito dispondrán 1.933 puntos, que para cubrir la demanda que ellos esperan obligaría a cada participante a efectuar su elección en 5 segundos, cuando el promedio del CNE estable casi un minuto por persona.

Por otra parte, este número de locaciones no representa siquiera el 15% de los establecidos por el ente electoral en cada convocatoria, que ronda los 14 mil, según resalta en otra publicación La Tabla, donde además aseguran que si la consulta se da a los ritmos promedio del CNE, la participación no podría superar los 300 mil electores.

Finalmente, y el elemento más preocupante de todos, es uno que hemos venido mencionando: la cúpula de la MUD ha estado ofreciendo a través del plebiscito una suerte de mecanismo mediante el cual saldrá el chavismo del gobierno, aunque nada lo establece así en la Constitución nacional que dicen defender.

Aún así, las preguntas que conforman las opciones de elección representan un claro llamado al derrocamiento, o al menos al desconocimiento definitivo del Estado venezolano:

  1. ¿Rechaza y desconoce la realización de una asamblea nacional constituyente propuesta por Nicolás Maduro sin la aprobación previa del pueblo venezolano?
  2. ¿Demanda a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana obedecer y defender la Constitución del año 1999 y respaldar las decisiones de la Asamblea Nacional?
  3. ¿Aprueba que se proceda a la renovación de los Poderes Públicos de acuerdo con lo establecido en la Constitución, así como la realización de elecciones y la conformación de un nuevo gobierno de unidad nacional?
  4. No solo se pasan por alto la facultad constitucional que el jefe de Estado tiene para convocar una Asamblea Nacional Constituyente, sino que además promueven un llamado a la insurrección militar, es decir a un golpe de Estado.

La tercera pregunta encierra entre sus líneas un punto incluso más grave: dan por sentado que, en caso de darse unas elecciones, o de que el pueblo apoye su realización, eso les abriría a ellos directamente las puertas del palacio presidencial de Miraflores.

Por una parte piden la aprobación popular par un llamado a elecciones inmediatas, pero por el otro hablan de la conformación de “un nuevo gobierno de unidad nacional”.

Agitación

La presidenta del CNE, Tibisay Lucena, aseguró en días pasados que esta convocatoria no se trata sino de otra actividad de agitación política, como las marchas y hasta trancazos que llevan más de tres meses realizando.

Por otra parte, evaluó que, en todo caso, es un llamado pacífico a la manifestación, mejor que las acciones violentas de los últimos meses, donde el extremismo ha encontrado un espacio para buscar con caos la salida del chavismo.

Lea también: Sepa por qué el plebiscito de la oposición no es legal

Lea también: La razón por la que el plebiscito no tiene asidero legal

JI

Artículos relacionados