Preparación psicológica contra inmigrantes venezolanos

Preparación psicológica contra inmigrantes venezolanos

En marzo pasado la ONU lanzó una voz de alarma ante los aumentos de discursos racistas, xenófobos y de incitación al odio en varios países de Europa. La razón: las olas migratorias desde África y Medio Oriente hacia naciones pertenecientes a la Unión Europea, que desataron la proliferación de partidos políticos con posturas extremas ante los inmigrantes.

Lamentablemente Europa tiene mucha experiencia con el tema de la xenofobia, exacerbada por las marcadas diferencias raciales entre sus ciudadanos y los recién llegados. Esa diferencia racial no es muy notoria en los países de América Latina, pero razones políticas y económicas se imponen en la región para instaurar una suerte de fobia a los venezolanos.

Hace pocos años Latinoamérica y el mundo abrían sus brazos a los venezolanos que viajaban con dólares subsidiados por el Estado, actividad que muchos aprovecharon para burlar el control de cambio asumido por el gobierno dando origen a los llamados “raspacupos”, nombre dado informalmente a las personas que aprovechaban los 3 mil dólares que el gobierno otorgaba a través de la Comisión Nacional de Administración de Divisas (Cadivi) para viajeros debidamente registrados. Pero las vacas gordas se acabaron y con ella desapareció el sueño dolarizado venezolano que recorría el continente.

Cuando paró el flujo de dólares provenientes desde Venezuela, Panamá fue el primer país en rechazar a sus inmigrantes.

Panamá fue el primer país de la región en exigir visa a los venezolanos inmigrantes. Chile, Argentina, Brasil y Perú, siguieron el mismo camino que agudizó las diferencias políticas y metió a todos los viajeros en el mismo saco, aunque muchos de ellos no comulguen con los ideales del gobierno.

No es la primera vez que la humanidad asiste a la proliferación de mensajes de odio como arma para una guerra entre pueblos vecinos.

Durante su campaña como concejal de Cúcuta, el candidato Yeison Ariza fue el abanderado del movimiento anti venezolano en Colombia

El odio como arma

La xenofobia como arma está dirigida al control de masas. Se fundamenta en promover el rechazo a lo desconocido y avivar el instinto de protección a la propiedad. Su puesta en práctica a través de los medios de comunicación, es una de las expresiones de la Guerra No Convencional, estrategia usada para intervenir en un país con la intención de dominarlo sin el uso de tecnologías bélicas tradicionales.

También conocida como Guerra de VI Generación, la Guerra No Convencional tiene como objetivos la mente y los sentimientos de las personas. A través de la confusión atacan a sus víctimas llenándolos de miedo, de odio, de división y finalmente de deshumanización. El filósofo y politólogo estadounidense, Noam Chomsky, afirma que «hacer uso del aspecto emocional es una técnica clásica para causar un corto circuito en el análisis racional, y finalmente al sentido critico de los individuos». Allí se dirige la Guerra No Convencional.

“La manipulación mediática hace más daño que la bomba atómica, porque destruye los cerebros«. Noam Chomsky

Las redes sociales son una de las herramientas que usa este tipo de conflicto para que personas en diferentes países discriminen a venezolanos por razones sociales y políticas. Todo ello lleva a pensar que detrás de los incidentes, aparentemente fortuitos, hay toda una campaña anti venezolana que procura preparar psicológicamente a esos pueblos en el caso de una invasión armada contra Venezuela, y con ello evitar eventuales solidaridades de pueblos hermanos.

Las marchas anti venezolanos convocadas en Panamá y Perú, pese a que contaron con el rechazo internacional, reflejan el sentimiento creciente en muchos países que han alojado a ciudadanos del país caribeño, en el cual han influido de manera importante los medios de comunicación. Al grito de ¡cierren las fronteras! se rompe el anhelado sueño de la integración latinoamericana iniciado por Simón Bolívar y seguido dos siglos después por Hugo Chávez.

Pero detrás del rechazo a la migración venezolana, existe un componente político. “Comunista”, es uno de los calificativos más utilizado por quienes agreden a estos suramericanos que han dejado su país, mensaje que está muy bien posicionado en la prensa que adversa al gobierno de Venezuela.

La primera migración venezolana

“La última vez que Suramérica vio tantos venezolanos en sus tierras fue cuando fuimos a liberarlos. De nada”, escribió la periodista venezolana Lucía Córdoba en una red social. Nunca en su historia la nación caribeña vivió una situación similar. Por el contrario, Venezuela fue refugio predilecto de naciones europeas y vecinos suramericanos que vieron en esa patria la esperanza de un futuro mejor. Y sin duda lo consiguieron.

En su edición web la BBC omitío el pequeño detalle de más de 10 millones de colombianos que han huido de su país por la guerra y la pobreza
La campaña anti venezolana podría preparar a pueblos hermanos a ser indiferentes en caso de una invasión militar
La campaña anti venezolana podría preparar a pueblos hermanos a ser indiferentes en caso de una invasión militar

Los promotores de campañas mediáticas contra Venezuela, no se ruborizan al falsear datos históricos sobre los inmigrantes en América Latina. Venezuela es todavía el país de América que más migrantes suramericanos ha cobijado y nunca hubo una queja formal de gobierno venezolano alguno, o al menos un titular de prensa que expresara la preocupación. Por el contrario, los planes gubernamentales en materia de vivienda, ofrecen importantes porcentajes para ciudadanos extranjeros.

RB

Artículos relacionados