Piden a Trump declarar estado de emergencia en Florida ante Huracán Irma “potencialmente catastrófico”

El gobernador del estado de Florida (sur), Rick Scott, pidió este martes que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, declare emergencia federal para su distrito ante la llegada del huracán Irma que alcanzó la categoría 5.

“Solicito que declare emergencia para el estado de Florida antes de la llegada del huracán Irma”, indicó el gobernador en la misiva enviada al mandatario estadounidense. De igual forma, Scott declaró el lunes estado de emergencia en los 67 condados del estado en la preparación para la llegada de la tormenta.

Unos 100 miembros de la Guardia Nacional fueron movilizados, según indica el comunicado de la gobernación.

“Hoy estoy desplegando a 100 integrantes de la Guardia Nacional del Ejército y de la Fuerza Aérea para que comiencen a contribuir de manera inmediata a la preparación para el huracán Irma”, informó.

Scott expresó que podría convocar antes a los efectivos de ser necesario y recordó que en su trayectoria prevén que Irma pase por el estrecho de Florida, “puede cambiar en un instante y si bien esperamos que suceda lo mejor, debemos estar preparados para lo peor”.

Además, ordenó a siete mil efectivos uniformados estar en funciones el próximo viernes por la llegada de Irma.

Asimismo, el gobernador suspendió el cobro de los peajes en las autopistas de todo el estado para facilitar la evacuación y lograr un mayor flujo de vehículos durante los desplazamientos de los residentes para comprar los suministros necesarios y afrontar el arribo del fenómeno meteorológico.

Por su parte, el Servicio Meteorológico Nacional estadounidense publicó a las 11H00 hora local, un aviso donde decía que Irma había alcanzado categoría 5 en escala Saffir-Simpson con vientos máximos sostenidos de 289 kilómetros por hora.

Huracán Irma avanza “potencialmente catastrófico” hacia Islas Vírgenes y Puerto Rico

El huracán Irma, una tormenta altamente peligrosa de categoría 5, comenzó a agitar el océano Atlántico en su camino hacia Puerto Rico y las Islas Vírgenes, amenazando con azotar el norte del Caribe con una mezcla potencialmente devastadora de fuertes vientos, oleaje y lluvias.

El ojo de Irma, una tormenta monstruosa con vientos de 295 kilómetros por hora (kph), pasaría por el norte de las islas de Sotavento, al este de Puerto Rico, el martes por la noche o el miércoles temprano, con una trayectoria prevista hacia Florida para el sábado, informó el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (CNH) con sede en Miami.

Irma, descrita por los meteorólogos como una tormenta “potencialmente catastrófica”, llegará a Estados Unidos en momentos en que Texas y Luisiana todavía se recuperan del paso del devastador huracán Harvey.

Las alertas de huracán, el nivel más alto de advertencias del CNH, fueron establecidas para varias de las islas de Sotavento, incluyendo Antigua, Barbuda, Anguila, Montserrat, San Cristóbal y Nieves, así como para las Islas Vírgenes estadounidenses y británicas, Puerto Rico y República Dominicana.

“Los preparativos para proteger la vida y la propiedad deben ser agilizados”, dijo el CNH.

El Centro de Huracanes tuiteó que Irma es el “más fuerte en el (Océano) Atlántico fuera del Mar Caribe y el Golfo de México en los archivos del CNH”. La categoría 5 es la más alta en la escala de Saffir-Simpson que mide la fuerza de los huracanes, e implica vientos de más de 250 kilómetros por hora.

Alerta en Puerto Rico

A lo largo de la playa de la capital de Puerto Rico, San Juan, la gente se agolpó a cubrir las ventanas con contrachapado y persianas de metal corrugado en la avenida Ashford, un tramo de restaurantes, hoteles y apartamentos de seis pisos.

“Estoy preocupado porque esta es la tormenta más grande que hemos visto aquí”, dijo Jonathan Negron, de 41 años, mientras supervisaba a trabajadores recogiendo su tienda de souvenirs.

A las 17.00 hora local (2100 GMT), Irma se ubicaba a unos 210 kilómetros al este de Antigua, en el Caribe oriental, y se movía hacia el oeste a una velocidad de 24 kph, según el CNH. Los vientos máximos sostenidos eran de 295 kph y los vientos huracanados se extendían a 95 kilómetros del ojo de la tormenta.

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, instó a los 3,4 millones de habitantes del territorio estadounidense a que busquen cobijo en uno de los 460 refugios de emergencia antes de que el huracán impacte durante la noche.

“Es algo sin precedentes”, comentó en una conferencia de prensa Rosselló, quien pedirá al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que declare estado de emergencia federal incluso antes de que pase la tormenta, para permitir el desembolso de fondos de emergencia.

Mientras, el gobernador de Florida, Rick Scott, declaró estado de emergencia y dijo el martes que también solicitó a Trump que haga una declaración de emergencia “previa a la llegada” del huracán.

Las aerolíneas cancelaron sus vuelos a la región y American Airlines añadió tres viajes extra a Miami desde San Juan, San Cristóbal y Nieves y San Martin.

Irma podría ser la segunda tormenta más poderosa que golpea Estados Unidos en dos semanas, tras el devastador paso de Harvey por Texas y Luisiana.

La temporada de huracanes del Atlántico acaba el 30 de noviembre.

CC

Artículos relacionados