Para qué sirve una nota simple y cómo pedirla

Es el documento esencial a través del cual, se puede conocer en qué estado se encuentra el inmueble en el que se está interesado, siendo un trámite muy efectivo en el momento que se está decidido a adquirir una vivienda.

Llega un momento en la vida en el que las personas toman la decisión de comprar una nueva vivienda. En el caso de que el inmueble sea de segunda mano, es decir, que ya haya tenido un propietario antes, es muy importante contar con un documento acreditativo que especifique en qué estado se encuentra ese inmueble en la actualidad, para así controlar toda la información al respecto. 

Es precisamente en este contexto cuando cobra valor la nota simple, siendo un documento imprescindible para llevar a cabo este tipo de trámites. 

Nota simple, ¿qué es?

Tal y como se ha mencionado, es un documento que acredita el estado en el que está en un momento determinado una vivienda. En dicho documento, el Registro de la Propiedad especifica toda la información relevante acerca del inmueble en cuestión. De esta manera, gracias a la nota, se puede saber rápidamente quién es el titular de la vivienda, los gravámenes que tiene o incluso las cargas, entre otros datos relevantes. En definitiva, es un resumen que hace este organismo público, sobre una finca determinada.

Principales datos de la nota simple

Aunque en este documento se puede recoger bastante información valiosa, lo cierto es que hay algunos datos que no pueden faltar en la nota. De esta manera, hay que decir que la nota solo tiene validez si ha sido expedida por el Registro de Propiedad, algo que tiene que verse reflejado en el papel. También es habitual incluir una descripción detallada del inmueble, desde sus metros cuadrados, hasta su división o los lindes, entre otras cosas.

De igual modo, otra información importante que se añade es delimitar quién es el titular de la vivienda, incluyendo su nombre completo. En el caso de que hubiera más de un propietario, también se pueden ver los porcentajes que corresponden a cada uno. Finalmente, se añaden todas las cargas que tenga el inmueble, desde embargos, a hipotecas, subastas o gravámenes.

¿Cómo se puede solicitar?

En el caso de estar en la situación de querer adquirir una vivienda, es muy importante saber cuáles son los pasos para pedir nota simple. En este sentido, se puede hablar de dos formas para poder realizar la solicitud. 

En primer lugar, aquellos interesados pueden acudir, de manera presencial, al Registro de la Propiedad que corresponda a la localidad donde está la vivienda o, en su defecto, la provincia. Sin embargo, la segunda opción es hacer todos estos trámites de manera online, un formato que cada vez se está utilizando más y que es más rápido, sencillo y, sobre todo, aporta mayor comodidad.

Para hacerlo de manera online, lo único que hay que hacer es elegir una buena empresa que lleve a cabo este proceso con las mayores garantías, realizar la solicitud que corresponda a través de su web, añadir los datos que piden y finalmente, pagar el servicio. Todo ello se suele hacer en un corto periodo de tiempo, sabiendo que, si todo se ha hecho de manera correcta, se tendrá la nota simple en cuestión de horas.

¿Quién solicita una nota simple y para qué?

En el caso de necesitar una nota simple, hay que saber que, en España, está permitido que pueda realizar la solicitud cualquier persona. En cualquier caso, solo piden un requisito para realizar el trámite y es que se explique cuál es el motivo por el que se está interesado en llevarlo a cabo, siempre justificándolo ante el Registro de la Propiedad que corresponda.

Son muchas las situaciones que pueden darse para pedir una nota simple, no obstante, la más común es el interés de la compra de la vivienda, además de solicitar una hipoteca al banco.

Artículos relacionados