InicioDestacada7 contradicciones del Pacto Migratorio de la ONU

7 contradicciones del Pacto Migratorio de la ONU

Según la ONU 258 millones de personas en el mundo son migrantes, esto muestra una realidad cuyo foco se centra países europeos como el Reino de España, Francia e Italia, quienes adelantan una lucha frontal contra los migrantes que llegan a sus fronteras provenientes de naciones árabes azotadas por la guerra, así como ciudadanos africanos que han tenido que huir de la extrema pobreza producto de los saqueos y la expoliación de sus recursos naturales.

Norteamérica encabeza la lista de la ONU que muestra los países con mayor número de migrantes, EEUU hasta 2015 tenía 46,6 millones, en contraparte, en la región latinoamericana, Colombia tiene el mayor número de inmigrantes, sus ciudadanos se han visto en la obligación de desplazarse a regiones vecinas, Venezuela ha sido el primer destino por su cercanía territorial al igual que Ecuador, datos importantes para poder mirar el panorama de lo que hoy es el Pacto Mundial de Migración, cuyo objetivo es unificar a los países del mundo para enfrentar de manera conjunta el fenómeno migratorio mundial.

Desde VTactual queremos mostrarte detalles que ponen en evidencia las contradicciones del Pacto Migratorio de la ONU y/o de algunos países que condicionaron su participación en este «pacto mundial» o que se supeditan a condiciones de naciones externas para ejercer un papel de persuasión o sumisión ante las posturas de algunos gobiernos.

7 Un pacto mundial en el que no todo el mundo participa

En total de los 193 países miembros de la ONU hasta ahora sólo 164 países se han sumado al pacto Mundial Migratorio que busca una migración segura, ordenada y regular. Irónicamente EEUU siendo el país que encabeza la lista de lugares en el mundo con mayor cantidad de migrantes, se niega a participar y no acudió a la cumbre de Marrackech, por el contrario encabezó una rebelión contra el Pacto, a la que se sumaron países, como Hungría, Austria, Lituania, la República Checa, Polonia y Eslovaquia.

Chile, y República Dominicana tampoco participarán y el nuevo gobierno de Brasil se retirará apenas asuma el poder. El primer acuerdo mundial para atender el fenómeno de desplazamiento humano fuera de sus territorios, no logra aún un consenso.

Varios países dieron la espalda a la realidad migratorio mundial, entre ellos EEUU

6 Opinadores de cuello blanco torpedean desde fuera

El estado chileno ha sido uno de los que más ha manifestado preocupación por los migrantes venezolanos, el escenario internacional ha dibujado desde diferentes plataformas una Venezuela en caos y ha arrojado cifras sin fundamentos sobre la cantidad de venezolanos que han abandonado su país para buscar otros espacios de vida.

Sin embargo esa preocupación no alcanzó para sumarse a un acuerdo mundial que intenta organizar los flujos de personas que van de un territorio a otro, bien sea por buscar otra forma de vida y cultura o por escapar de las situaciones peligrosas de sus propios países. Por lo tanto Chile se queda fuera del pacto y esta vez verá los toros desde la barrera, eso sí, opinando aún y apuntando sus dardos diplomáticos contra Venezuela.

5 El pacto tendrá su primer desertor

El primer desertor del pacto será Brasil, aunque el actual gobierno decidió sumarse, el futuro presidente de Brasil, Jair Bolsonaro anunció que se separará del acuerdo adquirido por el país, porque considera que se trata de «un instrumento inadecuado». Para el gobierno del ultraderechista brasilero «la inmigración debe ser tratada como una cuestión global», pero tomar en cuenta la «realidad de cada país», por lo que buscará en solitario un marco «regulador compatible con la realidad nacional y con el bienestar de los brasileños», la cuestión de fondo parece contradictoria, pues también asegura que apoyará a los migrantes venezolanos, pero dará la espalda a la realidad de más de 280 millones de desplazados.

Incrementa la migración en el mundo a pesar de la dura política antimigratorias en algunos países

4 Países con cifras en «rojo» pretenden dar el ejemplo

El papel de gobiernos como el de Colombia, que no reconocen que su situación migratoria es referencia en su región por el alto índice de desplazados producto del conflicto armado inicialmente y luego por el no cumplimiento de los acuerdos de paz, pretenden «sugerir» y «recomendar» acciones sobre países que por el contrario están entre los primeros receptores de desplazados colombianos, como Venezuela.

Las observaciones del gobierno parecen ir direccionadas a pasar factura política sobre el gobierno de su vecino país, cuyo número de inmigrantes aún se desconoce, pues no los organismos internacionales ni el propio gobierno lleva esta estadísticas.

3 La pelota de los migrantes europeos

Sobre el fenómeno migratorio se sabe poco, los medios venden datos imprecisos y ocultan gran parte de la verdad o la razón por la cual los desplazados se ven en la obligación de abandonar su hogar para adentrarse en un proceso que podría costarles la vida. Países como Italia, Francia, Alemanía y el Reino de España arremeten contra los «ilegales» con mecanismos como la cacería con perros, para verificar que los migrantes no estén ocultos en los barcos que llegan a sus fronteras.

Si hay países que deben sumarse a este pacto para buscar mejores formas de deshacerse de sus migrantes sin ser señalados por la mediática internacional, son estos, que pueden ver en esta media tomada por la ONU, una escapatoria para eludir el alto número de ciudadanos africanos que llegan a sus costas.

2 La Caravana, el golpe a la cara de la migración

La muestra más límite del conflicto mundial sobre el hecho migratorio se refleja en la Caravana de centroamericanos que atravesó varios países para llegar a la frontera de México con EEUU, las acciones tomadas por el gobierno de la Casa Blanca son el golpe más fuerte que ha recibido la migración y los migrantes justo en la cara. Como si fuese parte de un comic, de manera inesperada el ejército de EEUU atacó a los que se acercaban a sus fronteras.

Las acciones del gobierno estadounidense hacen comprender la razón por la que la Casa Blanca se niega a participar en el Pacto Migratorio, acuerdo que señala justamente las acciones que atentan contra la vida de las personas que, producto de la inseguridad y la pobreza heredadas de las invasiones a sus países por parte de los marines norteamericanos, se ven obligadas a huir de su propia tierra.

1 Los migrantes no tienen voz ni voto en el Pacto Migratorio

Aunque el primer pacto mundial sobre la migración aborda la problemática de las personas que no cuentan con protección de los gobiernos en países ajenos, estas personas no aparecen en la construcción de este mecanismo internacional que busca protegerles a ellos. No hay una organización, individualidad o instancia de migrantes que esté vinculada, sólo los gobiernos tienen el derecho a decidir.

Nuevamente los migrantes son deportados de los espacios de tomas de decisiones, por lo tanto les queda seguir esperando en la frontera entre la legalidad y la ilegalidad, lo que en casos extremos se convierte en la frontera entre la vida y la muerte.

EC

EEUU arremete nuevamente contra trabajadores migrantes

LEE Más

spot_img