Meghan Markle y el príncipe Harry se pronuncian y emiten declaraciones

Meghan Markle y el príncipe Harry se pronuncian y emiten declaraciones

Meghan Markle y el príncipe Harry se han pronunciado sobre la toma del poder por parte de los talibanes en Afganistán, así como sobre la calamidad de Haití.

El duque y la duquesa de Sussex publicaron un comunicado conjunto en su página web de la Fundación Archewell en el que animaban a sus seguidores a unirse y apoyar a las organizaciones que “realizan una labor fundamental” para ayudar a los necesitados.

Escribieron: “El mundo es excepcionalmente frágil en estos momentos. Mientras todos sentimos las muchas capas de dolor debido a la situación en Afganistán, nos quedamos sin palabras.

Mientras observamos la creciente catástrofe humanitaria en Haití, y la amenaza de que empeore tras el terremoto del pasado fin de semana, se nos rompe el corazón.

Y mientras todos somos testigos de la continua crisis sanitaria mundial, agravada por nuevas variantes y la constante desinformación, nos quedamos asustados”

Los miembros de la realeza compartieron además: “Cuando cualquier persona o comunidad sufre, una parte de cada uno de nosotros lo hace con ellos, nos demos cuenta o no.

Aunque no estamos destinados a vivir en un estado de sufrimiento, como pueblo estamos condicionados a aceptarlo. Es fácil sentirnos impotentes, pero podemos poner nuestros valores en acción… juntos”

“Para empezar, les animamos a que se unan a nosotros para apoyar a una serie de organizaciones que realizan un trabajo fundamental. También instamos a quienes ocupan puestos de influencia mundial a que hagan avanzar rápidamente los diálogos humanitarios que se espera que tengan lugar este otoño en reuniones multilaterales como la Asamblea General de la ONU y la Cumbre de Líderes del G20”, continuó la pareja.

“Como comunidad internacional, son las decisiones que tomemos ahora -para aliviar el sufrimiento de los que conocemos y de los que quizá nunca conozcamos- las que demostrarán nuestra humanidad”, concluyeron los duques en su declaración.

El mensaje llega después de que Harry emitiera recientemente una declaración conjunta con Dominic Reid, director general de sus Juegos Invictus. Este último, de 36 años, sirvió anteriormente en el ejército británico durante una década, incluyendo dos despliegues en Afganistán.

En ella, hacen un llamamiento a la comunidad internacional, en particular a aquellos que han servido o cuyos familiares han servido en el país, para que se tiendan la mano en un momento en el que los ánimos están caldeados por la toma de posesión de los talibanes.

El duque de Sussex fundó los Juegos Invictus en 2014 con el fin de utilizar el atletismo y la competición para inspirar a los militares a recuperarse física y mentalmente de las lesiones sufridas en combate.

En las últimas semanas, los talibanes han invadido varias ciudades del país, culminando con la toma de la capital, Kabul, el fin de semana. La caída de la ciudad desencadenó el colapso del gobierno mientras las fuerzas estadounidenses continuaban su retirada prevista.

Por otra parte, la tormenta tropical Grace también se abatió sobre Haití con lluvias torrenciales pocos días después de que un potente terremoto azotara la empobrecida nación caribeña, agravando la miseria de miles de personas que perdieron a sus seres queridos, sufrieron heridas o se quedaron sin hogar, y obligando a los abrumados hospitales y equipos de rescate a actuar con rapidez.

Las lluvias torrenciales y los fuertes vientos azotaron durante la noche la zona suroccidental del país, la más afectada por el terremoto del sábado, y las autoridades advirtieron que las precipitaciones podrían alcanzar los 15 centímetros en algunas zonas antes de que la tormenta se alejara.

En Puerto Príncipe, la capital, también se registraron fuertes lluvias. Grace recuperó el estatus de tormenta tropical tras caer al nivel de depresión tropical.

La tormenta llegó el mismo día en que la Agencia de Protección Civil del país elevó el número de muertos por el terremoto a 1.419 y el de heridos a 6.000, muchos de los cuales han tenido que esperar la ayuda médica tumbados a la intemperie bajo un calor abrasador.

Según Fox News, las autoridades dijeron que el terremoto de magnitud 7,2 destruyó más de 7.000 casas y dañó casi 5.000, dejando a unas 30.000 familias sin hogar. Hospitales, escuelas, oficinas e iglesias también fueron demolidos o sufrieron graves daños.

El terremoto estuvo a punto de destrozar algunas ciudades en el último desastre que ha sufrido la nación más pobre del hemisferio occidental.

Los haitianos ya estaban luchando contra la pandemia del COVID, la violencia de las bandas, el empeoramiento de la pobreza y el asesinato del presidente Jovenel Moise el 7 de julio.

Artículos relacionados