Lula a un paso de la Presidencia

Este lunes, Luiz Inácio Lula da Silva, quedó liberado de las acusaciones que recaían en su contra por hechos de corrupción.

En respuesta al habeas corpus introducido por la defensa del ex mandatario, Edson Fachin, el juez del Tribunal Supremo Federal de Brasil, anuló todas las sentencias por el caso Lava Jato; lo que le permitirá participar en las elecciones presidenciales 2022.

Fachin reafirmó en la declaratoria que el Tribunal Federal de Curitiba, que procesó a Lula da Silva, no estaba facultado para dictaminar condena contra el ex presidente brasileño.

Las acciones no debieron realizarse en Curitiba porque los hechos no están vinculados a la situación de los desvíos de la petrolera Petrobras.

Con estas decisiones queda sin efecto las dictadas por el 13º Tribunal Federal de Curitiba y se mantiene a la espera del Tribunal Federal del Distrito Federal que será la instancia final que decidirá si los actos realizados en los procesos serán válidos o no.

Lula presidente 2022

Tras esta sentencia, el expresidente Lula da Silva podría convertirse en candidato para los comicios presidenciales por el Partido de los Trabajadores (PT) que se tiene previstos para el venidero 2022.

Aunque la Procuraduría General de la República (PGR) puede apelar, llevar el caso a la 2da Sala de la Corte integrada po Fachin, Kassio Nunes Marques, Carmen Lúcia, Ricardo Lewandowski y Gilmar Mendes.

Es probable que las pruebas se reutilicen por el juez que tome el caso, aunque el Ministerio Público Federal es quien deberá volver a denunciar a Lula por los delitos y  los tribunales tendrán que abrir nuevos casos penales.

¿De qué se acusa a Lula da Silva?

En dos de los casos anulados, Lula fue condenado a 26 años de prisión. Uno es la compra de una casa de campo en la localidad de Atibaia y el otro un apartamento tipo triplex en el Guarujá en Sao Paulo.

Por la propiedad del balneario, se señaló que recibió sobornos de la contratista OAS por la reserva y remodelación; aunque el departamento no perteneció formalmente a Da Silva.

Por este caso Lula el Ministerio Público lo condenó a 9 años y seis meses de prisión bajo los cargos de lavado de dinero y corrupción pasiva.

La sentencia fue ratificada por el Tribunal Federal de Curitiba en enero de 2018 y subió la pena a 12 años y un mes.

En 2019 el Tribunal Supremo de Justicia mantuvo la sentencia pero redujo el tiempo a 8 años, 10 meses y 20 días.

Atabaia

En el caso de Atabaia, se le acusó de recibir sobornos de las constructoras Odebrecht y OAS por remodelaciones, en 2010.

Esta casa pertenece al empresario Fernando Bittar aunque el Ministerio Público Federal asegura que el usuario y propietario real es Lula.

Por este caso el Tribunal lo condenó a dos años y 11 meses de prisión por lavado de dinero, corrupción activa y pasiva.

En 2019 la condena se ratificó y se aumentó a 17 años, un mes y 10 días.

Instituto Lula

Según el Ministerio Público, Lula recibió coimas de la contratista Odebrecht, en la compra de un terreno destinado para la construcción del centro educativo; tasado en R$ 12 mil aproximadamente 2 millones 42 mil dólares.

Este contratista también habría comprado un apartamento en São Bernardo do Campo ubicado en la región metropolitana de Sao Paulo.

La defensa niega que se recibió algún beneficio por la negociación ni se cometió ningún delito.

Otra de las denuncias indica que este contratista hizo cuatro donaciones, entre 2013 y 2014, por R$ 1 millón cerca de US$170.164, aproximadamente, para el Instituto Lula que supuestamente pagar coimas para contratos engañosos de Petrobras.

En este hecho están también involucrados Paulo Okamotto, presidente del Instituto Lula y Antonio Palocci, exministro de Hacienda.

 

También puedes leer: https://www.vtactual.com/feministas-se-hicieron-sentir-en-espana/

Artículos relacionados