La nueva riña comercial entre China y EEUU

Una prohibición de Estados Unidos (EE. UU) sobre las ventas de componentes (software o piezas estadounidenses) a la firma china ZTE ha desatado una reacción patriótica en el ciberespacio de China, que aumenta la creciente tensión entre las dos economías más grandes del mundo.

Esta semana, el gobierno estadounidense impuso una prohibición de siete años a las compañías en EE. UU. que venden software a ZTE. El argumento para la prohibición fue que la firma china había roto un acuerdo con repetidas declaraciones falsas. La medida amenaza con cortar la cadena de suministro de la compañía.

La acción de Estados Unidos se produce en un momento en que los dos países se han amenazado mutuamente con miles de millones de dólares en aranceles en las últimas semanas, avivando las preocupaciones de una guerra comercial total.

El segundo fabricante más grande de equipos de telecomunicaciones de China admitió en marzo de 2017 el envío ilegal de tecnologías estadounidenses a países prohibidos, incluido Irán, y pagó una multa récord de 890 millones de dólares para resolver el caso.

La prohibición podría ser catastrófica para ZTE, el cuarto vendedor de teléfonos inteligentes más grande de los Estados Unidos, ya que se estima que confía en las empresas de los EE. UU. para casi un tercio de componentes cruciales como chips en sus productos.

«La acción se dirige a China, sin embargo, socavará al propio EEUU», afirmó el portavoz del Ministerio de Comercio de Pekín, Gao Feng.

Gao advirtió también a Washington de que no subestime la determinación del país asiático. «Si EEUU intenta frenar el desarrollo de China y forzar al país a hacer concesiones centrándose en su proteccionismo unilateral a coste de dañar los intereses de las compañías chinas y americanas, se equivoca», lamentó Gao.

«Esperamos que Estados Unidos no se crea listo, o solo recogerá los frutos amargos de lo que ha sembrado», añadió.

ER

Artículos relacionados