La injusticia estadounidense sobre más de 200 niños

A Border Patrol agent stands on a ranch fence line with children taken into custody in South Texas brush country north of Laredo, Texas, Tuesday, June 6, 2006. According to agents, the children were separated from their families after the Border Patrol apprehended a large group of immigrants that crossed into the U.S. illegally. They spent the next 11 hours in the brush until agents found them. This came a few hours before President Bush visited the Laredo Border Patrol Sector. (AP Photo/LM Otero)

La injusticia estadounidense sobre más de 200 niños

La Crisis Humanitaria en Estados Unidos se acrecentó luego que el gobierno implementara una política migratoria donde separó a familias enteras y se quedó con la custodia de cientos de menores de edad.

Ahora, el Gobierno estadounidense ha determinado que más de 200 niños inmigrantes que siguen bajo su cuidado, tras ser separados de sus familiares en la frontera, no serán reunificados con sus padres.

Por su parte, los abogados del Departamento de Justicia (DOJ) encontraron que 55 niños no fueron separados de sus padres, 28 son de progenitores que se encuentran en Estados Unidos y renunciaron a su derecho de reunificación, 29 son de padres catalogados como no aptos para recibir al menor y 114 son de padres deportados que han notificado la no reunificación.

Asimismo, el Gobierno federal informó a la corte de que ha reunido a 2.217 de los 2.654 niños que fueron separados de sus padres en la frontera, por lo que el proceso continúa para 211 menores, seis de ellos de menos de cinco años.

Los niños cuyos padres han renunciado a dicho derecho podrán ser entregados a otros familiares o tutores. Por otro lado, un comité designado por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) continúa la tarea de localizar a cientos de padres que fueron deportados sin sus hijos para que conozcan sus opciones.

Durante la última audiencia, el juez Dana Sabraw pidió a los abogados de la organización de derechos civiles que presentaran recomendaciones sobre cómo el Gobierno puede hacer un mejor uso de sus recursos para apoyar en dicha labor.

Los abogados regresarán este viernes a una corte en San Diego, donde el juez evaluará un acuerdo alcanzado por ambas partes que, de ser aprobado, permitiría que se vuelvan a revisar las peticiones de asilo político de cientos de familias que fueron separadas.

OSM

Artículos relacionados