InicioInternacionalesInfraestructura alemana es deuda en la era Merkel

Infraestructura alemana es deuda en la era Merkel

Pese a ser un país rico con un superávit récord en el mundo, el gobierno de Alemania tiene una deuda en insfraestructura más que histórica con su población, puesto que tanto escuelas como carreteras del territorio, entre otras, sufren un gran abandono y deterioro por la falta de inversión pública.

Y es que no todo es color de rosa en la nación potencia europea ni todo funciona a la perfección como se quiere hacer ver a través de los medios locales, regionales y mundiales y esto quedó en evidencia recientemente con la campaña por las elecciones al Bundestag (Parlamento alemán), en la que la disputa entre los principales partidos como el socialdemócrata (SPD) y la unión cristianodemócrata (CDU/CSU) dejó de manifiesto un aspecto que poco se menciona de la sociedad alemana.

alemania, merkel, deuda, infraestructura
Atasco en dirección a Berlín producto de reparaciones en autovía.

No todo lo que brilla es oro reza un dicho popular y parece ser que esta premisa se aplica al contexto de Alemania en cuanto a la gran deuda que presenta el gobierno que encabeza la primera canciller Ángela Merkel con respecto a la poca inversión social en términos de infraestructura como en el caso específico de las escuelas a lo largo y ancho del territorio, al punto de ser conocidas ya como «escuelas ruinosas», como resultado de años sin inversión que han llegado a convertir sus retretes en la imagen de una ONG que se dedica al tema.

El drama de la falta de inversión no se restringe sólo al ámbito educativo sino que se extiende también a la vialidad de las más importantes carreteras alemanas. Casos emblemáticos como el del puente de Leverkusen (cerrado al tráfico pesado desde hace cinco años) o el del túnel de Rastatt (en la frontera con Francia) han provocado interrupciones y generado constantes atascos tanto en autovías como en el tráfico ferroviario.

Incluso un viaje por carretera desde Berlín a Frankfurt (de 547 km) podría tomar hasta más de 7 horas sin paradas cuando no hay límite de velocidad máxima en gran parte del tramo pero por los continuos desvíos presentes desde hace ya mucho tiempo se han convertido en un calvario para los usuarios, sólo por mencionar este ejemplo.

“Los puentes, los trenes, las escuelas… se han quedado viejos y hay que reemplazarlas o reformarlas (…) El Gobierno considera el schwarze Null [el cero negro, que se refiere a un presupuesto saneado, sin deudas] más importante que la inversión pública. La aversión a la deuda es parte consustancial del sistema político alemán. Tenemos además problemas heredados de la austeridad impuesta cuando Alemania era el enfermo de Europa”, afirma Achim Truger, economista de la escuela de Economía y Derecho de Berlín.

Realmente no hay excusas, ya que Alemania es un país rico, con un superávit fiscal récord de 23 mil 700 millones de euros (0,8% del Producto Iinterno Bruto). Sin embargo, ha arrastrado los pies a la hora de invertir para mejorar sus deficientes infraestructuras. Se invierte, pero poco y tarde, según los expertos. KfW, el banco de desarrollo alemán, calcula que las ciudades y pueblos alemanes necesitan una inversión en infraestructuras de 126 mil millones (de euros). Un total de 33 mil millones para escuelas y 34 mil (millones de euros) para carreteras.

LM

La victoria con sabor a derrota de Merkel en Alemania

LEE Más

spot_img