UE desconoce a Guaidó como presidente interino de Venezuela

La UE considera ahora a Guaidó y a la “saliente” Asamblea Nacional liderada por la oposición como actores políticos en Venezuela.

La Unión Europea ya no puede reconocer legalmente al líder de la oposición venezolana, Juan Guaidó, como el legítimo jefe de Estado del país después de que perdiera su posición como jefe del parlamento, dijeron el miércoles los 27 gobiernos del bloque

Guaidó sigue siendo visto por Estados Unidos y Gran Bretaña como el legítimo líder de Venezuela tras la disputada reelección del presidente Nicolás Maduro en 2018. Dos diplomáticos de la UE subrayaron que este organismo todavía no reconoce a Maduro como presidente.

Una declaración de la UE amenazó el miércoles con más sanciones contra el gobierno de Maduro, además de un embargo de armas y sanciones a los funcionarios venezolanos ya impuestas, para denunciar lo que considera como violaciones de derechos y la ruptura de la democracia.

Pero los gobiernos de la UE se refirieron a Guaidó como uno de los “representantes de la Asamblea Nacional saliente”, en el comunicado, que denunció una elección parlamentaria del 6 de diciembre que muchos países dicen fue amañada. La nueva asamblea, ahora controlada por los partidarios de Maduro, comenzó a trabajar el miércoles.

Líder político

Como Venezuela se ha hundido en una crisis que ha traído una emigración masiva e hiperinflación, Guaidó fue la figura unificadora que encabezó las protestas para buscar el fin del gobierno de Maduro. Los dos diplomáticos de la UE dijeron que Guaidó sigue siendo una de las figuras pro-democráticas más importantes de Venezuela, por lo que la UE, Estados Unidos, Gran Bretaña y América Latina quieren mediar para organizar elecciones libres y justas.

Sin embargo, los enviados dijeron que la declaración de los 27 gobiernos de la UE se produjo después de que se acordara en Bruselas que el autoproclamado papel de presidente interino de Guaidó no tenía ningún valor institucional ahora que Maduro había tomado el control de la Asamblea Nacional.

Guaidó no es reconocido por la UE
La UE considera ahora a Guaidó y a la “saliente” Asamblea Nacional liderada por la oposición como actores políticos en Venezuela.

Desconocimiento al régimen de Maduro

El jefe de la política exterior de la UE, Josep Borrell reiteró una vez más que la UE no reconocerá las elecciones “no democráticas” a la Asamblea Nacional de Venezuela que favorecieron al Presidente Nicolás Maduro, y se comprometió a mantener el compromiso con todos los actores, “en particular con Juan Guaidó y otros miembros de la Asamblea Nacional saliente elegidos en 2015”.

La declaración rechaza efectivamente la inauguración por parte de la Asamblea dirigida por Guaidó de una prórroga de un año de su mandato de cinco años, a partir de ayer, que se desarrollaría paralelamente a la Asamblea progubernamental elegida en condiciones controvertidas el 6 de diciembre.

En otra declaración del 5 de enero, firmada por Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Paraguay, Perú y nominalmente por Venezuela, representada por la oposición de Guaidó, el Grupo de Lima dijo igualmente que tampoco reconocería a la nueva Asamblea Nacional progubernamental. En cambio, el grupo dijo que “reconoce la existencia de una Comisión Delegada encabezada por su legítima junta directiva, establecida por la Asamblea Nacional, presidida por Juan Guaidó”.

Junta Directiva

Anticipándose a la degradación del reconocimiento internacional, Guaidó y sus principales asociados se refieren ahora a sí mismos como la “Junta Directiva” de una “Comisión Delegada recientemente constituida” de la “Asamblea Nacional legítima”.

Invocando la Constitución de Venezuela de 1999, Guaidó declaró una presidencia interina en enero de 2019, y rápidamente obtuvo el reconocimiento de los Estados Unidos, seguidos por docenas de países occidentales. Los Estados Unidos impusieron sanciones relativas al petróleo, además de sanciones financieras y específicas, con la expectativa de una rápida transición política que nunca se materializó.

En realidad, la mayoría de los países mantuvieron discretamente sus relaciones diplomáticas con el gobierno de Maduro y no cedieron a las considerables presiones de los Estados Unidos para que impusieran sanciones económicas.

La situación de la UE, Canadá y América Latina en relación con Guaidó deja a la administración estadounidense del presidente Donald Trump -más explícitamente al Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo- sola en el mantenimiento del pleno reconocimiento del líder de la oposición. Pero esa postura ya está empezando a desvanecerse también en el período previo a la toma de posesión del presidente electo de los Estados Unidos, Joe Biden, el 20 de enero. El cambio de política en la UE y entre los países del Grupo de Lima hace más fácil para la administración entrante de EE.UU. adoptar una postura similar.

Posibles escenarios

Aunque Venezuela no figura en la lista de prioridades a corto plazo de Biden, funcionarios de alto rango del Departamento de Estado han preparado informes de antecedentes que podrían llevar a su administración a suavizar algunas de las sanciones, incluidos los intercambios de diesel.

Como excepción a las sanciones petroleras de EE.UU., la empresa india Reliance Industries y las empresas de la UE Eni y Repsol han estado levantando el crudo de Venezuela para cubrir sus deudas, con diesel bajo en azufre enviado de vuelta para equilibrar sus libros. Estados Unidos puso fin a la excepción a finales de 2020, creando más problemas para el transporte, la generación de energía y otros sectores económicos venezolanos que dependen del diesel de bajo contenido de azufre.

Maduro, que asumió el cargo en 2013 tras el fallecimiento del difunto presidente Hugo Chávez, cuenta con el apoyo de China, Rusia, Turquía, Irán y Cuba, así como de otros países latinoamericanos como Uruguay, México y, más recientemente, Argentina.

Artículos relacionados