España retirará tropas de Irak y Afganistán por orden de la OTAN y EE.UU.

España hizo público a través de varios medios de confianza el comienzo de la retirada inmediata de las fuerzas militares desplegadas en Irak y Afganistán por orden de la Organización del Tratado del Atlántico Norte OTAN y de Estados Unidos.

Son alrededor de 550 efectivos y el anuncio no ha tenido trascendencia mediática ya que se hizo a través de Telegram.

“España sacará a sus efectivos destinados en Irak y en Afganistán, pero no por decisión del Gobierno, sino a petición de la OTAN, en una operación de acomodación en la ubicación”. Una operación que desempañaban las tropas españolas en estos dos países continuará en función de las directrices de la Alianza“, aseguraron fuentes gubernamentales.

El Gobierno español ha admitido públicamente y en varios medios que la decisión de retirar la mayoría de las tropas en estos países no es suya y que, en cualquier caso, hará lo que la OTAN le ordene, una decisión que muestra como ha sido lapidada la soberanía del país europeo.

Estados Unidos ha gastado de forma directa en Irak 1,3 billones de dólares, que podrían llegar a ser 3 billones de dólares, y de forma indirecta unos 4,6 billones de dólares. La Guerra de Irak ha costado a Estados Unidos en total al menos 8 billones de dólares.

A esta suma se le puede añadir 2,4 billones de dólares gastados en Afganistán y Pakistán. En 2019 el Pentágono estimaba un gasto directo en Afganistán de 776.000 millones de dólares.

La factura de la Guerra contra el Terror que, según Bush, costaría 50.000 millones de dólares, alcanza unas cifras realmente terroríficas: de 8 a 10 billones de dólares. Incluso atendiendo a las estimaciones más bajas, estas son superiores a los 5 billones de dólares, equivaldría al PIB de toda América Latina y El Caribe registrado en 2018.

NB / VTactual.com

Desde España temen una guerra fría en Latinoamérica

Artículos relacionados