Protestas de Hong Kong agarran aire por culpa de la G-7

La isla autónoma de Hong Kong, sigue dando de qué hablar, está vez fue en la cumbre de la G-7, donde los gobernantes que hacen vida en el club que se dio cita en Francia, realizaron una resolución en favor de los manifestantes hongkoneses.

Mientras tanto el gobierno chino rechazó de manera categórica la inclusión del tema Hong Kong en las reuniones del G-7. El asunto fue abordado en el documento final de la cumbre en el que se reafirma «la existencia e importancia» de la declaración chino-británica de 1984, que dio las bases de la devolución de la isla a China por parte del Reino Unido.

El Ministerio de Defensa de China advirtió que podría desplegar su Ejército en Hong Kong para mantener el orden público si el Gobierno local solicitaba esa medida.

Geng Shuang, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chinos, en medio de una rueda de prensa señaló al G7 de «hacer acusaciones arbitrarias sobre los asuntos de Hong Kong«, y recordó que éstos son únicamente competencia interna de China.

«Nadie se preocupa más por la prosperidad y la estabilidad de Hong Kong que los ciudadanos hongkoneses y los demás ciudadanos chinos. Podemos ocuparnos de nuestros propios asuntos bien. Le pido a los miembros del G7 que dejen de meterse en los asuntos de los demás con intenciones maliciosas«, sentenció.

«Expresamos nuestra fuerte insatisfacción y nuestra decidida oposición a la declaración realizada por los líderes de la Cumbre del G7 sobre los asuntos de Hong Kong (…) hemos enfatizado repetidamente que los asuntos de Hong Kong son puramente asuntos internos de China y que ningún gobierno, organización o individuo extranjero tiene derecho a intervenir», recalcó.

XC

Artículos relacionados