Hong Kong quiere evitar líos

Edward Leung, activista por la independencia de Hong Kong, fue condenado a 6 años de cárcel por su participación en las protestas de 2016, los peores disturbios registrados en varias décadas en esta antigua colonia británica.

Según la jueza del caso, Leung (de 27 años) participó activamente en los disturbios y describió sus acciones como «excesivas y despiadadas». Leung fue declarado culpable de participar en los disturbios que se produjeron, cuando los policías se enfrentaron a manifestantes armados con piedras.

El joven ya estaba detenido después de haberse declarado culpable en otro proceso por agredir a un policía durante las movilizaciones de 2016, por lo que había sido sentenciado a un año de cárcel. Las dos sentencias serán fusionadas.

Otros dos manifestantes juzgados fueron condenados a siete y tres años y medio de prisión, respectivamente.

La protesta comenzó en febrero de 2016, coincidiendo con el Año Nuevo chino, con una manifestación para apoyar a los comerciantes ambulantes de comida, que las autoridades querían erradicar. Pero rápidamente evolucionó para adquirir un cariz político contra las autoridades en Hong Kong y Beijing.

Una parte de la población de Honk Kong, acusa a China de aumentar el control que ejerce sobre la isla y de que esto viola los términos del acuerdo con Londres, que presidió la retrocesión en 1997, y que se suponía que iba a garantizar, durante 50 años a este pequeño territorio del sur de China, libertades no vistas en el resto de China.

ER

Artículos relacionados