«El Emperador está desnudo»: la fantasía mediática de Juan Guaidó

Las acciones asumidas por Guaidó el 5 de enero y el manejo mediático orquestado por las transnacionales de la comunicación recuerdan al cuento infantil “El Traje Nuevo del Emperador”, que relata cómo un pícaro sastre engaña al monarca haciéndole creer que le hizo un traje exquisito con la cualidad de que los idiotas no tienen la capacidad de ver su magnificencia.

Ninguno de los presentes – incluyendo al Emperador – puede ver el supuesto traje, pero para no quedar como tontos fingen maravillarse ante el esplendor de su confección. De esta manera, el Rey se presenta en el salón del trono donde todos celebran la «maravillosa indumentaria» – que nadie ve, porque no existe – hasta que un niño grita: “¡El emperador está desnudo!” escupiéndoles en la cara la idiotez que los expuso al escarnio público.

Auge y caída de un ídolo con los pies de barro

El 23 de enero se cumplirá un año del show de la primera autoproclamación como “Presidente Interino” de Venezuela de un perfecto desconocido, llamado Juan Guaidó. Dentro del esquema diseñado por la Casa Blanca estaba que sus gobiernos lacayos lo reconocieran como tal y los “sastres” de las transnacionales de la comunicación le “bordaran el traje de mandatario”. Así lo presentaron como un joven y exitoso líder que emergió del pueblo, con estudios y trayectoria política que lo calificaban para dirigir el destino del país suramericano.

El 23 de enero de 2019 el diputado Juan Guaidó se autojuramentó como «Presidente interino de Venezuela» ante la sorpresa de sus propios copartidarios

Con el pasar del tiempo, se fueron degradando sus denominaciones en los medios internacionales: De “Presidente Interino” pasó a “Líder Opositor” y de aquí a “Presidente de la Asamblea Nacional”. Todo esto aderezado con los escándalos de corrupción que protagonizó y que fueron ventilados por sus copartidarios. No fue reelecto en la Asamblea Nacional. No le correspondía. No tenía el quórum. Perdió el título de Presidente de la AN. Quedó en cueros y en la calle…  porque ni en Miami lo quieren.

Una “entrada triunfal” devenida en “caminata de la vergüenza”

A sabiendas de que los números no le daban y honrando la tradición de que los “caprichos guaidosianos” se ejecutan “sí o sí”, el 5 de enero el autoproclamado intentó una “entrada triunfal” con miras a ser reelecto presidente de la AN con el apoyo de un grupo de diputados inhabilitados por diversos delitos. Ante la negativa de la GNB del ingreso a este grupo de diputados – con la ayuda de los medios de derecha – se montó un show que culminó en una nueva autojuramentación en la sede de un periódico de poca monta. En ese momento, a Guaidó “se le cayó la hoja de parra”.

Guaidó estaba habilitado para entrar por la puerta a la sede del Parlamento, sin embargo siguió el guión acordado desde la Casa Blanca para justificar su nueva autoproclamación

¡El Emperador está desnudo!

Ante una concurrencia escueta a un acto bochornoso, ese día las transnacionales de la comunicación optaron por no hacer grandes titulares. La agencia española de noticias EFE se encargó de redactar las mentiras que replicarían otros medios como DW, El Nuevo Herald, La Voz de América y el Diario de las Américas, entre otros: el “régimen” de Maduro dio un Golpe Parlamentario, la nueva directiva de la AN es “chavista” (aunque no hay un solo miembro del PSUV) y, por supuesto, resaltan las felicitaciones de los operadores políticos de la derecha internacional como Mike Pompeo (EEUU), Luis Almagro (OEA) y Lenin Moreno (Ecuador).

El Nuevo Herald 6/01/2020
La Voz de América 6/01/2020
El autoproclamado «medio independiente» alemán DW se limitó a publicar una nota de la ultraderechista agencia EFE para «salir del paso».

Otros medios conservadores tuvieron un poco más de pudor en sus titulares como fue el caso de “El Mercurio” (Chile), El País (España) y – curiosamente – el diario monárquico español ABC. Es que la caída de Guaidó ha sido tan estrepitosa que les tocó hacer “maromas retóricas” para no perder «credibilidad» ante sus lectores que – aunque son de derechas – no se comen el cuento de la victimización de “Guaidó y su combo” cuyos escándalos de corrupción han sido públicos y notorios desde Miami hasta Bogotá.

El Mercurio 6/01/2020
El País 6/01/2020

Este entramado mediático oculta que Venezuela vive un proceso de diversificación política donde la polarización PSUV-MUD quedó fracturada. Si bien el Chavismo muestra unidad en su liderazgo y bases, en la oposición aumentan las voces que apoyan una salida política y consensuada a los problemas de los venezolanos. La mesa – de diálogo – está servida.

Y mientras esto ocurre en la Patria de Bolívar, la mediática internacional insiste en vestir al desnudo Guaidó con un traje de emperador que ni el más grande de los idiotas puede ver.

Enza García Margarit/VTactual.com

El narcisismo de Guaidó y su papel en la Guerra contra Venezuela

Artículos relacionados