Mensajes de emergencia por tsunami en Nueva Zelandia: ¿Quién toma la decisión de alertar?

Todo se reduce a que una persona pulse un botón, antes de que mucha gente se lleve una gran sorpresa.

La decisión de emitir alertas móviles tras sucesos como los terremotos del viernes cerca de la capital está reservada a los operadores capacitados de unos pocos organismos. Y si la gente no recibe una cuando cree que debería haberla recibido, no son tímidos a la hora de hacérselo saber.

El viernes por la mañana, un mensaje de alerta de Defensa Civil llegó a los residentes de Gisborne tres horas después de que un fuerte terremoto de 7,1 grados los despertara.

La alerta de las 5.20 de la mañana decía que ya no era necesario evacuar por amenaza de tsunami, después de que el terremoto se produjera a las 2.27 de la madrugada frente a la costa oriental de la Isla Norte, a 105 km al este de Te-Araroa.
Ese fue el primer mensaje de alerta que recibieron los residentes de Gisborne. Los residentes entre Cape Runaway y Tolaga Bay recibieron una alerta anterior. Algunos calificaron de lenta la comunicación de las autoridades locales tras el terremoto y de “fallo del sistema”, mientras que otros dicen que se quedaron en la “penumbra” sin saber si debían evacuar.

Otros, en las redes sociales, dijeron que habían tenido suerte de que su familia les llamara para alertarles, y de que sus amigos estuvieran en el extranjero. Los terremotos de hoy frente a Te Araroa y las islas Kermadec han provocado diversos peligros, desde tsunamis e inundaciones hasta corrientes inusuales.

El comentarista Paul Brislen, antiguo director ejecutivo de la Asociación de Usuarios de Telecomunicaciones (TUANZ), dijo que las alertas podían mejorarse, pero que eran en gran medida sensatas.

new zeland
“Solo te alertan si estás en una zona afectada, y eso es muy importante en Nueva Zelanda”.

Tras el terremoto de Kermadec, una alerta en la Bahía de Plenty instó a los habitantes del este de Matata a evacuar debido a las inundaciones previstas.
Al oeste de Matata, la alerta advertía de fuertes e inusuales corrientes, similar a una alerta que recibieron los habitantes de Auckland.
Brislen dijo que el grado de riesgo inminente de las catástrofes naturales y los peligros podía variar según el lugar, por lo que las alertas geográficas tenían sentido.

Dijo que las autoridades de Defensa Civil tenían el sistema “perfeccionado”, pero que algunos mensajes probablemente tenían demasiado texto.
“Lo que se quiere es que haya menos texto o que el mensaje se quede ahí una vez que el sonido haya desaparecido, para poder leerlo”. Un lector del Herald de Auckland preguntó por qué las alertas de ciertos teléfonos, incluidos algunos modelos básicos de android, tienen voz con acento americano.

“Es el propio teléfono, más que Defensa Civil”, dijo Brislen. “No es que ellos hayan decidido qué sabor de voz tienes”

Brislen dijo que ahora Apple permite a algunos usuarios cambiar el acento y el género de la voz del asistente virtual Siri. Brislen dijo que los ajustes de fábrica también podrían explicar por qué algunos kiwis reciben alertas presidenciales de Estados Unidos.

“Lo que sospecho que está ocurriendo ahí es que los teléfonos importados en paralelo tienen un número IMEI estadounidense y el sistema estadounidense emite el mensaje”.

El IMEI es el International Mobile Equipment Identity, un número de 15 dígitos único para cada teléfono.

El portavoz de la Agencia Nacional de Gestión de Emergencias (NEMA), Anthony Frith, dijo que tres cosas determinaban quién recibía la alerta y quién no. La compatibilidad de los teléfonos es uno de los factores. Los ladrillos de la década de 1990 podrían no recibir el mensaje, pero la gran mayoría de los teléfonos que funcionan reciben la alerta móvil de emergencia.

La cobertura de los teléfonos móviles juega un papel importante. Si estás fuera de la red, no recibes la alerta, a menos que entres en una zona de cobertura durante el tiempo de emisión de la alerta.

Ese tiempo puede variar según el peligro, pero ya se han utilizado rangos de una a 12 horas. El tercer factor es la orientación geográfica.

Se decidió no enviar una alerta de playa y marina tras el terremoto ocurrido en la costa este de la Isla Norte a las 2.27 horas. El primer mensaje de alerta solo se envió a las personas con mayor riesgo de tsunami, desde el cabo Runaway hasta la bahía de Tolaga, dijo el director de NEMA, Roger Ball, a RNZ.

La agencia decidió no enviar en ese momento un aviso de playa y marino sobre mareas o corrientes en una zona más amplia, en lugares donde no había amenaza para la vida.

Frith dijo que el sistema de alerta funcionó con éxito.

“Siempre hay formas de mejorar o cosas que han ido bien que queremos asegurarnos de repetir”, dijo Frith.Una vez evaluado el riesgo y redactado el mensaje, una persona formada se preparaba para enviarlo. Con un clic del ratón o la pulsación de un botón, la alerta se activaba.

Solo la policía, la NEMA, el servicio de bomberos, los ministerios de sanidad e industrias primarias y los grupos locales de gestión de emergencias de defensa civil pueden emitir alertas.Frith dijo que estos organismos deben atenerse a los protocolos de envío de alertas, y que el personal debía recibir formación sobre estos protocolos y sobre cómo enviar las alertas.

Artículos relacionados