El preservativo femenino: ¿Cómo se pone eso?

Nora coloca una publicación en su perfil de Facebook: necesita saber con urgencia el uso del preservativo para mujeres, sus hijas adolescentes le preguntan y ella no está segura de cómo explicarles.infografia_condonfemenino

En una jornada de calle, en Caracas, varias organizaciones feministas y sexo-género diversas repartían estos condones, las mujeres que se acercaron no estaban muy seguras de cómo usarlos, y algunas preferían llevarse los de uso masculino.

En el año 2015, el Ministerio del Poder Popular para la Salud distribuyó 445 bultos de condones femeninos, sin embargo, según informa el Ministerio del Poder Popular para la Mujer, una de las razones por las que este método anticonceptivo suele ser rechazado por muchas mujeres es debido a su aspecto “antiestético”, pues el anillo externo del preservativo sobresale de la vagina. Pero justo ese anillo es uno de sus mayores beneficios. Vamos para allá.

Este preservativo es una funda fina, suave y holgada de poliuretano (un polímero común para los condones), con dos anillos flexibles en cada extremo: uno de ellos se encuentra en el extremo cerrado de la funda y sirve como mecanismo de colocación y fijación en el interior de las paredes de la vagina, y el otro anillo –el “antiestético”- cubre la parte externa de la vagina, lo que garantiza protección a los labios mayores y menores, esto significa una mayor protección contra enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Dentro de sus ventajas está el hecho de que no tiene efectos secundarios, previene el embarazo y se puede llevar puesto hasta ocho horas antes de la relación sexual, pero eso sí, solo puede utilizarse una vez.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció la “urgente necesidad de elaborar estrategias de reducción de riesgos para las mujeres que no pueden acceder o no acceden a estos nuevos tipos de preservativo” En los países con mayor acceso a este método anticonceptivo la principal barrera a traspasar es el desconocimiento de su utilización. Esta información puede mejorar la salud sexual de Nora, sus hijas y de todas las mujeres que quieren mantener el ejercicio de su sexualidad bajo métodos seguros.

KC

Artículos relacionados