El manifiesto de la desmemoria: la “democracia” en España

El manifiesto de la desmemoria: la “democracia” en España

Apolo concedió a Cassandra el don de la profecía a cambio de obligaciones sexuales. Ella aceptó, pero una vez iniciada en las artes de la adivinación, se negó a cumplir su parte del trato. El Dios le escupió la boca y se inició la maldición: nadie creería en sus palabras.

Ismael Serrano escribió una canción inspirada en el mito: “Supo del hambre y de las guerras de siempre 
de bufones celebrando el odio, bailando entre hogueras 
de despedidas y de monstruos minerales bebiendo insaciables la savia dulce del planeta.”

Cassandra, de nuestro presente, en cambio, no puede leer el pasado: la joven de 21 años, española, acaba de ser sentenciada a un año de prisión por emitir tuits en los que hacía chistes sobre el fallecimiento de Carreño Blanco. Los bufones son los medios y entre hogueras bailan en las cortes judiciales, condenándola por desafiar el recuerdo de monstruos que nos arrebataron la savia más dulce de este planeta. Los todopoderosos le castigan con una nueva maldición.

La victoria del cerebro y el corazón

En agosto de 2016 fue noticia: 45 cerebros y un corazón que yacían en una fosa común del franquismo se habían conservado intactos gracias a unas condiciones muy específicas del suelo en el Monte de la Pedraja (Burgos). No deja de sorprender la poética. Del bando del vencido, al bando del sentido: pensamiento y emoción en resistencia…

Ungidos por Dios y Franco

Caminar por calles en las que se rinde tributo a la dictadura: una putada. El horizonte marca la línea entre las placas conmemorativas a los funcionarios del franquismo y las fosas que todavía encierran gritos. Se puede recitar Lorca, pero ¡cuidado! No tuitear sobre Carrero Blanco, presidente de gobierno de la última etapa del franquismo, el que hizo posible el retorno del Rey.

“Todas las naciones peligran hoy de invasión comunista; todas tienen dentro el Caballo de Troya; todas, por desgracia, tienen en su seno la injusticia social. Nunca el peligro ha sido tan común para todas las naciones. ¿La fórmula de salvación? Pues también igual para todos: orden interior, anticomunismo, labor social y solidaridad ante el enemigo común.” Primero muertos que comunistas.

Así pensaba el intocable de las cortes del reino. Carrero Blanco murió cuando una bomba estalló a su paso por la calle Claudio Coello. Bajo su mando estuvieron los Servicios Documentales que resguardaban el archivo de una de las más importantes instituciones represivas del régimen, incluido el “Tribunal Especial para la Represión de la Masonería y el Comunismo”, desaparecido en 1963. Más de tres millones de fichas policiales de los vencedores están registradas en lo que en la actualidad constituye el Centro Documental de la Memoria Histórica.

El 20 de diciembre de 1973, en una alocución tras el atentado Franco dijo: “No hay mal que por bien no venga”. Franco no era Cassandra. Pero supo leer y construir el futuro, construir un Reino ungido por Dios y por su mano, una democracia amorfa… represora. La esperanza -que si se pierde, al carajo, nos inventamos una nueva- es que vuelva a latir el corazón en España.

LC

Artículos relacionados