Nueva confirmación sobre ejecuciones extrajudiciales en Colombia

Las dos mil 248 personas inocentes que fueron asesinadas por militares colombianos entre 2002 y 2008, así como sus familiares, están cada vez más cerca de alcanzar la justicia luego de que un exoficial del Ejército confesara que en su unidad si se ejecutaron extrajudicialmente a ciudadanos que no estaban involucrados con la guerrilla.

De acuerdo con Gustavo Enrique Soto, quien comandaba en la época un Grupo de Acción Unificada por la Libertad Personal (Gaula), los militares buscaban posibles objetivos para asesinarlos y presentarlos como guerrilleros, con lo que mejoraban su clasificación por encima de otras unidades y conseguían gratificaciones económicas.

Soto también reveló que para garantizar que su trampa no fuese descubierta, hacían desaparecer los documentos de las víctimas con lo que entorpecían las investigaciones sobre los presuntos enfrentamientos en donde eran ejecutados los falsos positivos.

EE.UU. busca solapar las irregularidades de Colombia
Foto: Cortesía

«En mi unidad, el Gaula Militar Casanare, se presentaron desapariciones forzadas, y el día de hoy quiero manifestarles a ustedes de igual manera que he aceptado mi responsabilidad (…) quiero contribuirle a la verdad, a las víctimas, buscando las personas que se encuentran desaparecidas«, expresó el exoficial en el vídeo.

Asimismo, Soto destacó que tiene en su poder una serie de documentos que demuestran la veracidad de sus declaraciones, en las que también refirió que al igual que su unidad, muchas otras aplicaban la misma metodología.

ARG

Artículos relacionados