Egipto condena a cadena perpetua a un líder de los Hermanos Musulmanes

Mahmoud Ezzat, jefe en funciones de los Hermanos Musulmanes de Egipto, ha sido declarado culpable de cargos de “terrorismo” y condenado a cadena perpetua, según informaron el jueves los medios de comunicación estatales egipcios.

Una fuente judicial citada por la agencia de noticias Reuters dijo que el alto dirigente del grupo islamista fue declarado culpable de incitar a la violencia y del suministro de armas durante los enfrentamientos frente a la sede de los Hermanos Musulmanes en 2013.

Ezzat es el guía supremo en funciones de los Hermanos Musulmanes, y se une a otros altos miembros del grupo, que también han sido condenados a cadena perpetua en el mismo proceso judicial.

Su abogado no hizo ningún comentario, pero la Hermandad, un grupo político religioso creado en 1928, dijo tras su detención que Ezzat había sido perseguido por “falsos cargos políticos”

Mohamed Soudan, secretario de Asuntos Exteriores del Partido de la Libertad y la Justicia de los Hermanos Musulmanes, declaró a RFI que fueron “matones apoyados por las fuerzas de seguridad los que atacaron la sede de El Cairo”.

Los artistas callejeros de El Cairo desafían a las autoridades con una protesta de grafitis

“Y después del golpe de Estado le dieron la vuelta a la verdad y acusaron a los Hermanos Musulmanes de defender su propio edificio”, dijo Soudan, hablando desde el exilio, añadiendo que miembros del grupo habían sido asesinados por “los matones y las fuerzas de seguridad”, antes de que incendiaran el edificio.

Ezzat ya había sido condenado por delitos relacionados con el “terrorismo” y fue sentenciado a muerte en ausencia dos veces. Tras su detención fue juzgado de nuevo, tal y como establece la ley en Egipto.

 

El gobierno militar de Egipto dirigido por el presidente Abdel Fattah el-Sisi ha perseguido a los principales líderes de los Hermanos Musulmanes desde que el ejército derrocó al primer gobierno democráticamente elegido de Egipto, el de Mohamed Morsi, en 2013.

Morsi llegó al poder a través de elecciones tras el levantamiento contra el ex presidente Hosni Mubarak, pero su gobierno resultó ser divisivo.

Se produjeron enfrentamientos entre los partidarios de los Hermanos Musulmanes y los activistas que protestaban contra la presidencia de Morsi, en medio de acusaciones de un mayor autoritarismo y de afirmaciones de que los Hermanos Musulmanes perseguían un programa islamista.

El ejército intervino y Morsi, así como otros altos cargos de los Hermanos Musulmanes, fueron detenidos. Se nombró un presidente interino, antes de que el-Sisi obtuviera una victoria aplastante en las elecciones de 2014. Morsi murió posteriormente durante su juicio.

Movimiento juvenil para proteger los comicios presidenciales de Egipto contra el fraude

Ezzat fue detenido el verano pasado cuando la policía lo encontró escondido en un piso en las afueras de El Cairo.

Las autoridades declararon que en el registro de la vivienda se encontraron ordenadores y teléfonos móviles con programas de encriptación, que permitían a los Hermanos Musulmanes comunicarse. La policía también dijo que se descubrieron documentos con “planes destructivos”.

El hombre de 76 años, huido desde el verano de 2013 tras la destitución de Morsi, se creía que había abandonado Egipto tras la purga contra su grupo.

Muchos lo consideraban un importante ex adjunto del jefe de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Badie, y se pensaba que era de línea dura. Fue ascendido a líder en funciones tras la detención de Badie en 2013.

 

 

Artículos relacionados