EEUU enseña los dientes a la caravana

Una fuente del Pentágono informó que, acatando las directrices emitidas por el presidente de Estados Unidos, #DonaldTrump, el Secretario de Defensa, James Mattis, tiene previsto firmar la orden que enviaría a aproximadamente 800 soldados a la zona fronteriza, con el objetivo de impedir la entrada al territorio estadounidense a más de 7000 personas que participan en la caravana de migrantes centroamericanos.

“Somos una gran nación soberana. Tenemos fronteras fuertes y no aceptaremos el ingreso de personas a nuestro país ilegalmente», advirtió #DonaldTrump, a través de su cuenta en la red social Twitter.

Esta acción por parte del mandatario estadounidense corresponde a la ejecución de una serie de medidas que viene intensificando ante el avance que ha tenido la caravana de migrantes hondureños, la cual partió el pasado 13 de octubre de San Pedro Sula (Honduras) en dirección a Estados Unidos, y a su paso ha sumado miles de personas que buscan mejores oportunidades.

Es importante precisar que desde el mes de abril, un total de 2000 funcionarios de la Guardia Nacional, permanecen el la frontera por órdenes del Pentágono. En aquella oportunidad Mattis había indicado a la prensa que los militares desplegados en la zona no entrarían en contacto con aquellas personas que intenten ingresar al país norteamericano. Sin embargo, esta condición podría cambiar teniendo en cuenta las órdenes de Trump: es impedir el paso de los migrantes.

YR

México y la caravana: entre la cautela y la sumisión

 

 

Artículos relacionados