Donald Trump se obsesiona con Venezuela sin ningún pudor

Donald Trump se obsesiona con Venezuela sin ningún pudor

El mandatario estadounidense, Donald Trump, este lunes reiteró su llamado a endurecer las presiones contra Venezuela para lograr según él la “restauración plena” de la democracia.

“Estamos preparados para tomar acciones si el gobierno de Venezuela persiste en el camino de imponer su autoridad sobre la gente de ese país”, aseguró Trump en una conferencia de prensa.

Según Trump la situación en el país caribeño es “insostenible”, por lo que no descartó tomar nuevas acciones unilaterales contra Caracas. El anuncio lo hizo previo a un encuentro con los mandatarios de América Latina que asisten a la Asamblea General de Naciones Unidas (ONU), en Nueva York.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, el más dócil aliado de Trump en América del Sur, olvidando las recientes amenazas de su jefe político de descertificar a su país en la lucha contra la siembra de cultivos ilícitos, tomó la batuta sobre el tema Venezuela y anunció que ocupará parte de la agenda bilateral con Trump:

“Lo que todos queremos es que Venezuela se convierta en una democracia nuevamente y estamos ejerciendo toda la presión posible para que ello vuelva a suceder, estamos trabajando unidos, y entre más unidos y coordinados estemos más efectivos seremos en nuestro trabajo”, dijo Santos.

Por su parte el canciller venezolano, Jorge Arreaza, respondió sobre la reunión de los mandatarios latinoamericanos con Trump:

“Que se reúnan a hablar sobre sus relaciones bilaterales, sobre los muros que quieren construir en el mundo, sobre las guerras que quieren desatar en el mundo (…) De Venezuela hablamos los venezolanos exclusivamente”, agregó.

Abrazos y bofetadas

La embajadora de EEUU ante la ONU, Nikki Haley, afirmó que ya le había dado un vistazo al discurso de su jefe en la Asamblea General y aseguró que habría “abrazos” para algunos mandatarios y “bofetadas” para otros. Sin dejar a un lado la arrogancia imperial que caracteriza a la política norteamericana, se presume que entre los que recibirán las hieles de Trump están el presidente venezolano, Nicolás Maduro y el de Corea del Norte, Kim Jong Un.

La reunión de esta noche entre Trump y los presidentes latinoamericanos será determinante para saber qué rumbo tomarán las acciones diplomáticas contra Caracas.

Santos ya dijo que tiene previsto hacer de Venezuela un tema medular de la agenda en la búsqueda de congraciarse con Washington y bajar las tensiones de Bogotá con la Casa Blanca en otros asuntos como la lucha antinarcóticos.

Por ahora se descarta que entre las presiones contra Venezuela se considere una incursión militar, opción que en los días pasados fue sugerido por Trump.

“Le hemos dicho a Trump que la intervención militar no está en la agenda de ningún país latinoamericano”, alegó Santos.

Con información de RT.

CC

Artículos relacionados