#VTanálisis Trump, Obama y Bill Gates en un reality show: «¿Quién quiere ser millonario?»

Si tuviéramos que elegir una teoría creo que todos nos apegaríamos sin duda a aquella que asegura que esto comenzó por dinero. Aunque la economía se esté derrumbando, aunque los desempleados se cuenten por millones: la pandemia por Covid-19, sí nació en un laboratorio, se creó con un fin comercial.

Y mientras el mundo busca una respuesta, los que probablemente la tienen se encuentran entreteniendo a la opinión pública con un catalogo de cortinas de humo digno de cualquier mago.

Así lo demuestra que en las últimas semanas la cifra de contagios en EE.UU., que supera a la fecha el millón 400 mil, dejaron de ser el tema principal de discusión para los medios.

Ahora lo que está de moda es el hackeo de las cuentas de correo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y del multimillonario presidente de Microsoft, Bill Gates, así como la filtración de una conversación entre Barack Obama y sus asesores, en donde pone en evidencia que el actual huésped de la Casa Blanca no ha sabido manejar la crisis ocasionada por el Coronavirus.

#DonaldTrump se ha dedicado a evadir su responsabilidad y ha empleado todo su aparato gubernamental en la búsqueda de culpables que pueda usar de chivos expiatorios para limpiar su imagen de cara a las próximas elecciones de noviembre, que probablemente se suspendan.

Uno de esos chivos expiatorios es Bill Gates, quien en un tono casi profético auguró en 2015, durante una conferencia, que un virus que terminaría convirtiéndose en pandemia pondría en peligro a toda la humanidad. Y vaya que acertó, porque si el Covid-19 no logra enfermarla el desempleo y la pobreza que él trajo consigo lo harán.

Lo más genial es que las acusaciones no las divulga directamente el Primer Mandatario estadounidense, sino una serie de grupos extremistas (conformados por la comunidad antivacunas, la ultraderecha estadounidense y miembros del grupo de conspiración QAnon) que se han configurado como el músculo comunicacional de #DonaldTrump desde 2016, apoyándose en noticias falsas creadas por otros o por ellos mismos.

Según los seguidores del magnate Presidente, Gates habría conspirado con China para crear el virus -del cual supuestamente se sabía desde 2018-, reducir la población del planeta, especular con la venta de una vacuna y controlar el sistema de salud global.

Pero la diatriba no se limita a terceros: Bill Gates echó todavía más leña al fuego cuando se permitió criticar directamente a #DonaldTrump por su manejo de la pandemia y por suspender el aporte que hacía EE.UU. a la OMS, organismo que también ha sido acusado por el Presidente norteamericano de ser responsable de la crisis del Coronavirus.

Para Gates, Trump perdió la oportunidad de detener la pandemia cuando desestimó la cuarentena y permitió que los millones de ciudadanos que hacen vida en EE.UU. siguieran con su rutina, cuando en el resto del mundo ya las personas tenían semanas en confinamiento.

Pero no sólo grupos de «fanáticos» han cargado contra Bill Gates, también personajes cercanos a la gestión de Trump como Roger Stone, exasesor del Jefe de Estado norteamericano, quien sugirió que el fundador de Microsoft podría estar detrás de la creación del Coronavirus para implantar microchips en las personas con la excusa de determinar quién ha sido sometido a pruebas para detectar el Covid-19.

Ante las acusaciones, Gates sólo se ha atrevido a señalar que es irónico que apunten a alguien que está haciendo todo lo posible para preparar al mundo y que está dirigiendo miles de millones de dólares a la lucha contra enfermedades infecciosas.

Sin embargo, en el mundo de los negocios los aparentes actos filantrópicos del creador de Microsoft podrían ser apenas considerados una excelente estrategia de inversión. Cuando se trata de dinero, todo es relativo.

Obama en la mira 

Para no perder la costumbre, #DonaldTrump sigue haciendo enemigos. En este momento, todos los que critiquen su gestión se convierten automáticamente en uno.
Es el caso del expresidente Barack Obama, quien fue objeto de una filtración el pasado domingo que lo colocó en la mira del actual mandatario norteamericano.

Luego de conocerse las criticas que hizo contra Trump por el manejo de la pandemia y por el comportamiento del Departamento de Justicia al retirar los cargos contra Michael Flynn (uno de lo protagonistas del escándalo que ocasionó la supuesta injerencia rusa en la campaña electoral del 2016), Obama se ubicó inmediatamente en el blanco de las acusaciones de la administración estadounidense.

Más que una acusación, lo que profirió Trump contra el expresidente demócrata a través de su cuenta en Instagram fue una amenaza y eso significa sólo una cosa: este es apenas el comienzo de un tenso conflicto en donde se podrían ventilar los más oscuros secretos de Obama, el premio Nobel de la Paz que promovió varias guerras durante su mandato.

Andreína Ramos Ginés/ VTactual

@aramosginesVT

Bernie Sanders: la recta final marcada por el voto latino

Artículos relacionados