Persisten daños nucleares de EE. UU. en la Antártida

Los efectos de las pruebas nucleares radioactivas realizadas por EE. UU. entre 1950 y 1960 en el océano Pacífico persisten y se vieron reflejados en unos estudios realizados en la Antártida y que fueron publicados este martes por el medio especializado Journal of Geophysical Research.

Según se desprende del informe, las prácticas produjeron que altas concentraciones de isótopos como el cloro-36 artificial (después de pasar por la estratosfera) se acumularan en las capas de hielo de ese continente.

Los científicos revelaron además que la sustancia gaseosa se propaga hacia la atmósfera y que los niveles del componente, que pensaban había desaparecido, son 10 veces mayores a lo previsto.

Sin embargo, los investigadores aseguraron que los niveles de radiactividad no son perjudiciales para el medio ambiente.

Mientras tanto, buscan perforar un núcleo de hielo de 1.5 millones de años de antigüedad para entender cómo evolucionó el clima de la tierra a través del tiempo.

ARG

Artículos relacionados