CR7 tan hábil en la corte como en la cancha

Cristiano Ronaldo cerró un acuerdo legal para poner punto final al proceso judicial en el que se encuentra inmerso: Aceptó cuatro delitos fiscales, una pena de dos años de prisión (seis meses por cada uno de los ejercicios) y el pago de 18,8 millones de euros.

De esta manera el jugador del real Madrid consiguió que el Fisco rebaje considerablemente el fraude que le atribuía inicialmente, 14,7 millones de euros, y lo reduzca a 5,7 millones de euros.

El resto -hasta alcanzar los referidos casi 19 millones de euros- los abonará en multas e intereses.

Como era de esperarse, Ronaldo canjeará los dos años de prisión por una multa y que la pena quede suspendida. Aunque la Fiscalía apoya esta pretensión la Abogacía del Estado se opone.

Con este acuerdo, la estrella portuguesa zanja todos sus problemas fiscales, tanto por la vía penal como por la administrativa.

Sin embargo, nadie apostaría a que CR7 pasará ni un minuto en prisión.

El Ministerio Público español le acusó de cometer cuatro delitos fiscales entre los ejercicios 2011 y 2014 con la tributación de sus derechos de imagen e inició un proceso judicial contra el jugador en el que han acabado imputados todos sus asesores (su agente y su abogado personal).

No es un dato menor que en su estrategia de contraataque, Ronaldo llegó a solicitar a la juez el expediente tributario de su archienemigo del FC Barcelona, Lionel Messi, para alegar que se le aplicaron criterios distintos.

Actualmente Ronaldo junto a su selección de Portugal disputan el Mundial de Fútbol de Rusia.

Otros jugadores como Messi, Neymar y Alexis Sánchez, también han tenido líos con la justicia por fraudes e impago de impuestos.

ER

Artículos relacionados