InicioDestacada#VTanálisis: Statu quo podría estar usando las epidemias para ejercer control social

#VTanálisis: Statu quo podría estar usando las epidemias para ejercer control social

Con el surgimiento del brote viral de Wuhan, en China, surgen en las mentes la certeza de que ya nada será como antes, de que el lugar apacible y sereno de la rutina es cosa perdida. De hecho, en la ciudad del gigante asiático, actos como salir de casa y tomar el transporte público ya no tienen el mismo significado. Ya nadie sabe dónde habrá un foco de contagio, y las restricciones que hoy se experimentan les llevan a vivir en zozobra (a ellos y a los que observamos, desde la barrera, cómo se desarrollan los acontecimientos).

Un análisis propuesto por el portal web alternativo Pijama Surf, da cuenta de que una epidemia, como evento extraordinario poco frecuente, genera alarma por cuanto se involucran las autoridades y los expertos de salud, además de la respuesta urgente para detener la propagación de la enfermedad o para evitar mutaciones.

#VTanálisis: Statu quo podría estar usando las epidemias para ejercer control social
Una epidemia, como evento esporádico, genera alarma porque involucra la urgencia de respuestas y soluciones / Foto: Getty Images

Entonces, el límite entre la vida y la muerte reconfigura el comportamiento humano y las concepciones de la salud, de lo político, lo natural, lo local o lo global, al punto de que nuestra relación con otros seres vivos, por ejemplo, transmuta, en especial porque la mayoría de los brotes virales provienen de aves, ganado o peces, lo que hace a su vez que nuestra alimentación cambie.

Otro elemento que genera pánico es que, en una sociedad cada vez más globalizada, donde las fronteras parecen muy efímeras, los viajes internacionales, los flujos aeroportuarios, las estaciones de autobús, casi no existe la posibilidad de aislamiento.

Analizando el papel de la medicina moderna

Todos esos elementos llevan a analizar el papel de la medicina actual y la forma en que se nos invita a abordar cualquier amenaza de enfermedad, cuidar la alimentación, acudir al médico, responder a los más pequeños síntomas y a asegurarnos de que éstos se corresponden o no con los propios de un brote viral.

Y qué pasa en el caso de que se empiecen a fabricar ciertas vacunas. ¿Empezamos a pensar a dónde llegarían primero y si pudiéramos ser capaces de matar por tener acceso a ellas?

#VTanálisis: Statu quo podría estar usando las epidemias para ejercer control social
En un mundo dominado por las élites, no es descabellado que algunos deseen controlar a las masas para imponer su prioridad en el acceso a ciertas medicinas / Foto: Cortesía

En un mundo dominado por las transnacionales, y donde las grandes farmacéuticas tienen mucho radio de acción, no sería descabellado pensar en que un grupo o un sistema pretendan controlar el destino de los medicamentos, la manera de hacer frente a la epidemia, los productos e insumos a utilizar, la forma en que se maneja la información en los medios…

El control social

Ya en las primeras décadas del siglo XX, el filósofo francés Michel Foucault examinaba el efecto que tuvo el surgimiento de la peste en la Europa del siglo XVIII en términos políticos y sociales. Concluía que al mencionar la palabra “peste” se enfatizaba en “vigilar y castigar”, confinar en espacios cerrados a los individuos, vigilarlos, controlar sus mínimos movimientos, registrar los acontecimientos y ejercer el poder por entero, la disciplina, mediante la aplicación del miedo a la muerte, a las consecuencias de la enfermedad sin que mediara oposición de ningún tipo.

El poder político se beneficia de ello, por supuesto, pero también el poder médico, el poder que hay en las instituciones educativas y de propaganda y otros.

#VTanálisis: Statu quo podría estar usando las epidemias para ejercer control social
En la actualidad, la sensibilidad ante las enfermedades resulta mucho mayor, debido a que se propagan con mayor facilidad las alarmas, y los propios virus ya no tienen fronteras / Foto: Cortesía

Señala Foucault, “la epidemia, aun cuando en sí misma sea esencialmente irracional, fruto del azar y la circunstancia, una vez que es tratada por el ser humano se racionaliza y por ello se convierte en una posibilidad de análisis y conocimiento”. Agregaríamos “y de control”.

En una época donde la sensibilidad ante las enfermedades es muy alta, pues representan un llamado de atención sobre la gran  vulnerabilidad del cuerpo, cabe reflexionar sobre los impactos de una epidemia en la sociedad, porque no se trata de un mero tema de salud pública sino de control social.

En tal sentido, suena pertinente empezar a formar a las masas, a impulsar los debates, sobre las formas más idóneas de abordar un virus, de evitar su propagación y de cómo ejercer el cuidado desde los propios hogares.

FF/VTactual.com

China ya trabaja en la vacuna del mortal coronavirus

LEE Más

spot_img