Un diario extranjero impulsa una moción de censura en Colombia

/ Foto: Cortesía

La oposición colombiana anunció este sábado que radicará una nueva moción de censura contra el ministro de Defensa, Guillermo Botero, luego de que el diario The New York Times denunciara que el Ejército ha ordenado a sus soldados duplicar el número de criminales muertos, lo que pone en riesgo vidas civiles.

El diario, que revisó órdenes escritas y entrevistó a altos oficiales, señaló que el Gobierno colombiano ejecuta «otra encarnación» de los llamados «falsos positivos», como se conoce al escándalo de ejecuciones extrajudiciales de civiles cometidas por miembros de la fuerza pública entre 2002 y 2008 para hacerlos pasar por guerrilleros caídos en combate.

Un diario extranjero impulsa una moción de censura en Colombia
/ Foto: Cortesía

El anuncio de la moción de censura contra el ministro ocurre cuatro días después de que más de una docena de representantes a la Cámara retiraran otra contra Botero que ya era tramitada en el Congreso porque aseguraron que tenían «conocimiento de información relevante y grave con el objeto del debate de la moción de censura».

No tiene competencias

Quienes propusieron inicialmente el mecanismo, con el que se busca destituir a Botero, aseguraron que el ministro no tiene las competencias para estar en el cargo y como ejemplo citaron sus «contradicciones» en declaraciones que dio sobre el asesinato del exguerrillero de las FARC Dimar Torres.

Un caso en particular

La muerte de Torres, ocurrida en la convulsa región del Catatumbo, generó controversia debido a que Botero informó inicialmente que falleció al recibir un disparo accidental por parte de un miembro del Ejército durante un forcejeo, a pesar de que para la comunidad se trató de una ejecución extrajudicial.

El hecho ocurrió el 22 de abril en la aldea Campo Alegre, del municipio de Convención, que hace parte del departamento de Norte de Santander, fronterizo con Venezuela.

Asesinatos sin perfección

The New York Times explicó que hay una orden para que los militares no «exijan perfección» al matar, ni siquiera si tienen dudas sobre el objetivo del ataque, y algunos militares han señalado que eso implica desproteger a inocentes y ya ha ocasionado muertes sospechosas o innecesarias.

FF

Artículos relacionados