Los medios occidentales dicen: “China despliega la fuerza digital para encubrir las atrocidades”

Los medios occidentales dicen: “China despliega la fuerza digital para encubrir las atrocidades”

China despliega la fuerza digital para encubrir las atrocidades

China ha difundido miles de vídeos en los que se ve a personas afirmando: “Somos muy libres”, como parte de una campaña estatal para encubrir el genocidio cultural contra los uigures que está llevando a cabo el régimen del presidente Xi Jinping.

El Washington Post, en un artículo editorial, destacó que los funcionarios chinos han influido en la opinión de los civiles mediante una versión digital de la fuerza bruta, que incluye una amplia y rápida producción de contenidos, seguida de una amplia y rápida promoción en los canales nacionales.

Ahora el régimen ha intensificado esos esfuerzos para publicar los clips en YouTube, amplificarlos en Twitter a través de una red de cuentas conectadas y difundirlos aún más con la ayuda de funcionarios chinos, medios de comunicación estatales y otras figuras nacionalistas.

¿Cuál Censura?

China siempre ha hecho todo lo posible por mantener a los expatriados y a los estudiantes atrapados en sus políticas de censura, incluso cuando viven en el extranjero, a través de servicios de medios sociales controlados como WeChat.

La estrategia pretende mantener la venda en los ojos incluso a aquellos que encuentran su camino en sitios con una mano más libre hacia la expresión.

Recientemente, miembros de la familia de Rebiya Kadeer, una activista uigur de 74 años que vive exiliada en Estados Unidos, aparecieron en varios de los clips, en los que sus nietas, a las que no ha visto desde que eran bebés, le decían: “Espero que no te vuelvas a dejar engañar por esa mala gente del extranjero”.

“La operación recientemente desvelada revela la continua intención de China de explotar la apertura de Estados Unidos, sus aliados y las empresas tecnológicas de las que dependen sus ciudadanos para difundir narrativas políticas falsas y favorables al régimen, según el Washington Post.

¿Comunistas?

Desde sus días revolucionarios, el Partido Comunista Chino (PCC) ha considerado que el ejército y la propaganda -o “el cañón del arma y el eje de la pluma”, como lo describió el ex presidente Mao Zedong- son las dos herramientas más importantes para su ascenso y mantenimiento en el poder, dijo Nectar Gan, escribiendo para CNN.

Los periódicos, la literatura, la televisión, el cine, la música, el teatro e incluso la cultura pop son un conducto a través del cual el partido propaga sus ideas y políticas, y moldea la opinión pública en la dirección que desea.

La propaganda ha sido utilizada ampliamente por China como arma en lo que respecta al brote de COVID-19 y al engaño masivo

En mayo, el PCCh publicó un libro blanco sobre el Tíbet que se consideró un intento más del Partido Comunista de China de blanquear la realidad del terreno mediante la propaganda.

China ha sido criticada en todo el mundo por la represión contra los musulmanes uigures, enviándolos a campos de detención masiva, interfiriendo en sus actividades religiosas y enviando a miembros de la comunidad a someterse a alguna forma de reeducación o adoctrinamiento forzoso.

A principios de este mes, Canadá hizo una declaración conjunta en nombre de 44 países en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en la que expresaba su grave preocupación por el “genocidio uigur” en la provincia china de Xinjiang.

“Instamos a China a que permita el acceso inmediato, significativo y sin restricciones de observadores independientes a Xinjiang”, dijo la embajadora y representante permanente de Canadá ante la ONU en Ginebra, Leslie Norton, en la reunión del CDH en nombre de 40 países.

La declaración fue respaldada por “los principales países” y sus conglomerados mediáticos y productoras de contenido: Alemania, Francia, Italia, Japón, Australia, Gran Bretaña, España y Estados Unidos, entre otros.

 

Artículos relacionados