Canciller británico demuestra que no sabe decirle “NO” a EEUU

Canciller británico demuestra que no sabe decirle “NO” a EEUU

Tomando como ejemplo el típico accionar del gobierno gringo que viola leyes internas, e incluso leyes internacionales, el Reino Unido podría bombardear a las fuerzas del Gobierno sirio sin obtener una votación parlamentaria, advierte el ministro británico de Exteriores, Boris Johnson.

El canciller británico que formuló estas declaraciones en una entrevista concedida este jueves a la Radio 4 de la BBC, no ha descartado que Londres ayude militarmente a EE.UU. en caso de que Washington decida atacar a las fuerzas del Gobierno del presidente sirio, Bashar al-Asad.

Preguntado sobre si los diputados británicos tendrían que aprobar que una decisión de tal magnitud en el futuro, Johnson dio a entender que no se haría necesariamente porque sería difícil negarse a una petición de Estados Unidos.

“Si EE.UU. pide nuestra ayuda, ya sea con misiles de crucero con base submarina en el Mediterráneo (…) en mi opinión -y sé que también es la opinión de la primera ministra (Theresa May)- sería difícil decirle que no al Gobierno de Donald Trump”, declaró Johnson en respuesta a una pregunta sobre el ataque de EE.UU. contra la base Al-Shairat en Homs, centro de Siria.

Estos comentarios surgen después de que el líder laborista británico, Jeremy Corbyn, asegurara que con un Gobierno laborista en el poder, no dudaría en dar las órdenes pertinentes a fin de que se suspendan los ataques aéreos británicos contra blancos en Siria.

Las declaraciones de Johnson evidencian un cambio en la política que sigue el Reino Unido sobre Siria desde que una dramática votación sobre este tema en la Cámara de los Comunes acabara en 2013 con una aplastante derrota para los partidarios del intervencionismo que defendía el entonces primer ministro David Cameron.

Aunque la derrota en el Parlamento supuso un duro golpe para las ambiciones de Cameron, éste admitió que, pese a creer “firmemente” en la necesidad de una intervención militar en Siria, quedaba claro que el Parlamento, que reflejaba la opinión del pueblo británico, “no quiere ver en acción a las fuerzas militares británicas”.

Con información de HispanTV

JA

Artículos relacionados